Top
ViveUVM / Entretenimiento  / Los casos más aterradores de los Warren
casos más aterradores de los Warren

Los casos más aterradores de los Warren

No, El Conjuro y Annabelle no son lo peor a lo que los famosos cazafantasmas se enfrentaron. Si no nos crees, checa esta nota con los casos más aterradores de los Warren, que seguro te dejarán los pelos de punta.

 

Si algo podemos decir de la película Annabelle 3 es que logra demostrarnos que en la historia de los Warren todavía queda mucho por contar, gracias a la incorporación de nuevos objetos diabólicos.

 

Y seguro que como nosotros ahora te mueres por conocer cuáles son los casos más aterradores de los Warren, que bien podrían servir para otras películas.

 

 

Los casos más aterradores de los Warren

 

 

Desde el estreno de El Conjuro, la familia Warren se ha mantenido como un referente en cuanto a las historias de terror. Pero ya desde hace años en el mundo de lo paranormal eran muy conocidos.

 

Muchos opinan que simplemente son inventos que utilizan para ganar dinero, mientras otros los ven como grandes eminencias en el tema. De lo que sí estamos seguros que las historias que han recopilado pueden darle pesadillas hasta a los más escépticos.

 

 

El diablo me hizo hacerlo

 

 

Este es sin lugar a dudas el caso más polémico de los Warren. Se trata de la primera vez en la historia de Estados Unidos en la que un asesino alega estar poseído por el demonio como parte de su defensa en el juicio y nuestros cazafantasmas favoritos quedaron en medio de esto.

 

La historia comienza con el pequeño de 11 años David Glatzel. Después de llegar a un nuevo departamento, David comenzó a tener pesadillas muy extrañas y su comportamiento cambió totalmente, al punto de poner en peligro su salud y la de su familia.

 

Desesperados sus padres terminaron por contactarse con los Warren, quienes les confirmaron la teoría que ya mantenían: su hijo estaba poseído.

 

 

El matrimonio experto en cosas paranormales enseguida organizó un exorcismo en el que estuvieron presentes los padres de David, algunos sacerdotes, los Warren y la hermana y el cuñado del pequeño, Debbie Glatzel y Arne Johnson.

 

Arne Johnson no creía en las situaciones paranormales y durante la ceremonia retaba a los espíritus a poseerlo a él.

 

Meses más tarde, el escándalo comenzó, Arne Johnson había asesinado a su casero (y jefe) después de una noche de fiesta y ahora argumentaba que todo había ocurrido por la influencia de un demonio.

 

Según lo que relató durante el juicio, después del exorcismo presentó los mismos síntomas de posesión que David y sufrió de algunos episodios violentos de los que no tiene memoria.

 

 

El juez por supuesto desestimó esta línea de defensa y Arne fue declarado culpable por homicidio; aunque él y los Warren siempre han defendido esta historia.

 

Sin embargo, años más tarde otro de los hermanos Glatzel negó esta historia y culpó a los Warren de lucrar durante años con la enfermedad mental de su hermano.

 

¿Será verdad o fue una gran mentira creada por nuestros queridos demonólogos? Las malas lenguas dicen que lo descubriremos en El Conjuro 3.

 

 

SIGUE LEYENDO: Las películas sobre asesinos que te quitarán el sueño

 

 

La casa funeraria

 

 

La historia de la familia Snedeker es uno de los casos más aterradores de los Warren. Después de que el hijo más grande de los Snedeker fuera diagnosticado con cáncer, la familia entera tuvo que buscar un nuevo hogar más cerca del hospital en donde recibiría tratamiento.

 

Así llegaron a una antigua casa en Plantsville, Connecticut, que a pesar de ser una bella y enorme casa clásica tenía un precio más bajo de lo razonable. No prestando mucha atención a esto, Carmen, la madre de la familia, decidió cerrar el trato y mudo a todos a su nuevo hogar.

 

Desde el primer momento, los niños de la familia se sintieron incómodos con el sótano, pues tenía diferentes habitaciones interconectadas en en algunas de ellas encontraron extrañas herramientas y cuchillos.

 

Días después comenzaron los problemas, los niños le contaron a su madre que en varias ocasiones llegaron a ver a personas extrañas dentro de la casa.

 

Por su parte,Phillip el hijo mayor, y quien permanecía más tiempo dentro del lugar para descansar de las quimioterapias comenzó a escuchar voces extrañas que lo llamaban desde el sótano.

 

 

Con el tiempo esto comenzó a incrementar y llegó un punto en el que bajo las influencias de estas voces Phillip atacó a su prima y tuvo que ser internado en un hospital psiquiátrico.

 

Mientras tanto en la casa sus hermanos continuaron viendo a hombres extraños deambular por los pasillos y el ambiente se llenó de un extraño olor a carne podrida.

 

Fue aquí cuando los padres decidieron llamar a los Warren, quienes en cuanto llegaron al lugar percibieron un espíritu maligno.

 

Tras una sesión de espiritismo Lorraine Warren logró descubrir que la casa había sido utilizada por años como funeraria y los objetos que se encontraron en el sótano eran las herramientas que se utilizaban para embalsamar a los cadáveres.

 

Además descubrió que un antiguo trabajador profanó varios de los cadáveres al practicar necrofilia con ellos, causando la reunión de energía maligna y muchos espíritus molestos.

 

La solución fue, como en muchos de sus casos, un exorcismo en el que lograron expulsar a los demonios de la casa.

 

TE PUEDE INTERESAR: Series de suspenso para no levantarse del sillón.

 

 

El caso del hombre lobo

 

 

Otro de los casos más aterradores de los Warren y el que se aleja más de las casa embrujadas es la historia del hombre lobo.

 

La primera vez que William Ramsey manifestó una actitud extraña fue cuando solo eran un pequeño niño.

 

Un día regresando del colegio, Ramsey comenzó a sentir una extraña furia que lo llevó a perder el control, levantar una valla sobre su cabeza y luego comenzar a roerla mientras gruñía.

 

 

Sin embargo, después de esto, pasaron muchos años para que esta actitud regresara a él. Después de casarse y tener hijos, un extraño dolor en el corazón lo llevó de inmediato a emergencias.

 

Ahí, mientras era revisado por las enfermeras la extraña furia llegó de nuevo y atacó a varios miembros del hospital, quienes con muchos esfuerzos lograron tranquilizarlo.

 

Durante estos episodios, la fuerza de William aumentaba de forma increíble y su resistencia a los narcóticos era sobrehumana.

 

La mayor prueba de este problema se presentó cuando, un policía de tránsito lo detuvo mientras conducía, Ramsey, quien tenía rato sintiéndose extraño, enloqueció cuando el policía lo tomó del brazo, atacándolo con sorprendente fuerza.

 

 

Se necesitaron 6 policías y 2 inyecciones sedantes para lograr tranquilizarlo y fue este accidente el que lo puso en el reflector mediático y por el cual los Warren decidieron ayudarlo.

 

Después de un largo análisis, Lorraine Warren lo diagnosticó con una posesión demoníaca con características de lobo y el matrimonio determinó tener un exorcismo urgente.

 

No se sabe mucho de lo que pasó con William Ramsey después de este exorcismo, se piensa que quedó libre de cualquier espíritu y logró continuar con su vida, aunque algunas escenas de Anabelle 3 nos indican que tal vez las cosas no fueron tan sencillas.

 

NO OLVIDES CHECAR: La mente de un asesino, Ted Bundy

 

 

Almas perdidas

 

 

Por último pero no menos importante en el conteo de los casos más aterradores de los Warren, tenemos la historia de la familia Smurl.

 

Poco se iba a imaginar esta familia que una mudanza los cambiaría para siempre, los primeros años en los que vivieron en su nuevo hogar, las cosas parecían ir viento en popa; sin embargo, extrañas manchas de sangre y ruidos tenebrosos eran muy comunes.

 

Este es de los casos más aterradores de los Warren, porque las cosas se salieron de control cuando los ataques físicos comenzaron, de la nada salían despedidos en el aire y todos los miembros de la familia relatan haber sido atacados sexualmente por un ente extraño por las noches.

 

 

La madre no podía seguir soportando esto y decide investigar la raíz de estos problemas. Así descubre que la casa fue construida sobre minas obreras, en las que más de una vez se habían encontrado huesos de cerdo colocados en forma de hexagrama, símbolo utilizado para invocar al diablo.

 

Entonces fue cuando decidieron llamar a los Warren, quienes no tardaron en determinar que el lugar estaba habitado por tres espíritus y un demonio. Los Warren realizaron un ritual en espera de que esto solucionara el problema, pero no fue así.

 

Aunque por un tiempo la familia pudo vivir tranquila, el demonio regreso con más fuerza y convirtió la vida de la familia en una verdadera pesadilla.

 

Los Smurl decidieron hacer público su problema en espera de que alguien pudiera ayudarlos; sin embargo, esto solo sirvió para obtener un constante acoso de los medios y algunos vecinos.

 

 

Al final, a los Smurl no les quedó más que cambiarse de casa, aunque para tristeza de la familia los espíritus no estaban dispuestos a dejarlos ir... pero esa es otra historia.

 

Estos son algunos de los casos más aterradores de los Warren y aunque la mayoría trata de casas encantadas y posesiones, no se nos quitan las ganas de verlas en la pantalla.

 

Mientras tanto, tendremos que conformarnos con Annabelle 3, que no da tanto miedo como sus antecesoras, pero hace el intento.

 

 

TAMBIÉN LEE: Cementerio Maldito, otra adaptación del rey del terror