Top
ViveUVM / Entretenimiento  / Crítica a Chicos Buenos: la comedia con cara de bebé
crítica a Chicos Buenos

Crítica a Chicos Buenos: la comedia con cara de bebé

No todo en esta vida es El Bromas, en nuestra crítica a Chicos Buenos te contaremos porque esta comedia es una buena opción para ir al cine el fin de semana. 

 

Una comedia de tres adolescentes en preparatoria, que se meten en problemas con tal de ir a una fiesta, ya está muy vista y causa poco interés. Pero si cambiamos a los protagonistas adolescentes por tres pequeños niños con cara de recién salir del kinder, la cosa cambia.

 

 

Desde American Pie, ya sabemos que podemos esperarnos cuando hablamos de comedias escolares y fiestas de besos. Ya estamos muy acostumbrados a ver a actores veinteañeros interpretar a jóvenes de preparatoria y decir cientos de ridiculeces.

 

Pero en esta película deberás prepárate para ver a pequeños niños que creen ya son preadolescentes decir las mismas tonterías y, para sorpresa de muchos, esto funciona muy bien.

 

 

SIGUE LEYENDO: Reseña de Proyecto Géminis, cuando tu clon te quiere matar

 

 

Crítica a Chicos Buenos, buena comedia y actores adorables

 

 

Thor, Lucas y Max son mejores amigos para toda la vida, hacen todo juntos y nada los puede separar ahora que entraron a secundaria.

 

Cuando reciben su primera invitación a una “fiesta de besos” su vida no puede ser mejor, excepto que nunca han besado a nadie y acaban de romper un dron que tenían prohibido tocar. Lo que les da exactamente 5 horas para reparar los daños del aparato y aprender qué es un beso.

 

Tenemos que aceptar que con el trailer esta película no genera grandes expectativas. Pero es el elenco el gran secreto del éxito de la película. Si los personajes hubieran sido un poco mayores o un poco menos inocentes los chistes podrían haber sido demasiado vulgares y pasaría como otra típica comedia de situación más.

 

Si hay algo que tenemos que alabar en esta crítica a Chicos Buenos es la energía de su elenco protagonista, Jacob Tremblay, Keith L. Williams, Brady Noon, son un equipo perfecto. Tienen una química increíble y sus rostros inocentes hacen hilarantes cada una de las aventuras en las que se meten.

 

 

Como ya habíamos visto a Jacob Tremblay en La Habitación y Extraordinario sabíamos que es un joven maestro en el drama y gracias a esta película descubrimos que en la comedia tampoco le va mal. Por supuesto, sus compañeros no tienen nada que envidiarle.

 

Como todos los niños Thor, Lucas y Max quieren sentirse más grandes de lo que son, buscan demostrar que pueden ser independientes y que dejaron atrás la época de los pañales. Esto nos brinda momentos únicos en los que vemos a un par de niños enfrentarse a situaciones que incluso a los adultos pondrían de los nervios. 

 

 

Pero no todo es bueno en esta vida y en esta crítica a Chicos Buenos tenemos que aclarar que tampoco se trata de una obra maestra. Desde el principio de la cinta te darás cuenta que es una historia de molde muy predecible y quedarás muy poco sorprendido por el desenlace de la cinta. 

 

Además, el 80% de las situaciones resultan ilógicas por lo que si te detendrás a analizar cada momento de la cinta podrías terminar decepcionado.

 

Esta es una de esas películas que hay que tomarlas por lo que es, una comedia ligera que te hará que durante 90 minutos no pares de reír pero que a los dos o tres días olvides para siempre.

 

Nuestra calificación Lince en esta crítica a Chicos Buenos es: 

 

 

TAMBIÉN LEE: Reseña de Joker (con spoilers), un personaje que te dejará la piel helada