Top
ViveUVM / Entretenimiento  / Crítica de ‘Dolor y gloria’, una bella trampa para crecer
crítica de Dolor y gloria

Crítica de ‘Dolor y gloria’, una bella trampa para crecer

¿Sigues enojado con uno de tus antiguos amigos porque crees que te traicionó? ¿Todavía te duele saber que diste lo mejor de ti en tu relación, pero tuvo que terminar porque tu ex no estaba al cien? Bueno, esta crítica de Dolor y gloria es, en todo caso, una invitación a ver una película que puede resolver estas preguntas.

 

 

Una crítica de Dolor y gloria para acercarse al cine de Pedro Almodóvar

 

Durante la promoción de Spider-Man: Lejos de casa, el actor Jake Gyllenhaal (Mysterio) mencionó en entrevistas que su sueño es trabajar con el cineasta español porque lo considera uno de los mejores del mundo. Y es que le atrae la forma en que dota de humanidad a los personajes en sus películas.

 

 

Un abrazo a la madurez

 

 

La película es también una puerta abierta para introducirse a un tema que pocas veces se aborda en la pantalla: la vulnerabilidad masculina. Con sensibilidad y de forma directa, Almodóvar desglosa a los hombres de su historia como seres frágiles que también tienen derecho a llorar, a expresar lo que sienten.

 

El director, que además es el guionista, deja caer todo el peso de la trama en Antonio Banderas, quien interpreta a Salvador Mallo, un cineasta retirado que enfrenta graves problemas de salud y depresión, sin embargo, con intención de cerrar ciclos con fantasmas de su pasado.

 

 

TE SUGERIMOS: Ted Bundy, ¿una película extremadamente cruel y perversa?

 

 

 

Con constantes retornos a episodios importantes de su infancia que definieron su vida, Mallo asume la responsabilidad de daños y heridas sufridos en su etapa adulta. Para eso busca a un actor al que odió y le perjudicó en su carrera y quiere pedirle perdón cara a cara, además de obsequiarle un libreto para que vuelva a ser la estrella que fue.

 

En el proceso recibe la repentina visita de Federico, un viejo novio de su juventud al que no pudo salvar de la drogadicción y eso arruinó el romance entre los dos. Salvador siempre se sintió culpable de eso, pero Federico ha reaparecido para quitarle esa carga de encima disculpándose por haber fallado y agradeciéndole por haber sido pieza clave de su crecimiento.

 

¿Se tiene que llegar a la enfermedad y a la vejez para doblegar el orgullo y reconciliarse con uno mismo a través del perdón y del amor? Con esta crítica de Dolor y Gloria no te lo preguntes, mejor halla una respuesta. Un chico de tu edad está a tiempo de sanar esas dolencias del corazón. Nunca es tarde para pedir perdón y liberarse de culpas.

 

 

Ir al cine para ver esta película es un buen pretexto para que vayas acompañado de tus papás, quizá a ellos les haga clic en sus emociones y sentimientos. Ah, tu mamá te lo agradecerá más porque se quedará sorprendida de ver a su crush juvenil luciéndose ante cámara como un primer actor entrado en años.

 

 

Nuestra calificación en la escala lince:

 

 

 

TE PUEDE INTERESAR: Si vas a viajar en el tiempo, tienes que ver estas películas