Top
ViveUVM / Entretenimiento  / Once Upon a Time in Hollywood de Tarantino reabre el caso Roman Polanski
el caso Roman Polanski

Once Upon a Time in Hollywood de Tarantino reabre el caso Roman Polanski

Hablar del director polaco es hablar de uno de los realizadores más prolíficos en la historia del cine. Su filmografía sigue analizándose por la calidad que posee. De igual forma se mantiene como influencia de cineastas que incursionan en el thriller psicológico y de terror. Pero fuera de cámaras y de los sets ha sido un hombre marcado por el escándalo. Este es el caso Roman Polanski.

 

 

Primero Charles Manson, después el caso Roman Polanski

 

Tras el asesinato de su esposa Sharon Tate en 1969 a manos de integrantes de la secta satánica liderada por ‘El profeta de Satán’, el director de El bebé de Rosemary ganó la simpatía del mundo, porque el crimen fue terrible y estaba a días de convertirse en papá. Ella estaba embarazada. Pero en 1977 todo cambió y fue la figura masculina más señalada del ambiente cinematográfico por el abuso sexual cometido hacia una menor de edad.

 

 

Es polémico hasta la fecha

 

 

Fue en 1977 cuando Polanski (de 44 años) solicitó permiso a la madre de Samantha Geimer (de entonces 13 años) para hacerle una sesión fotográfica de modelaje a su hija. La señora aceptó y él llevó a la chica al departamento del actor Jack Nicholson, su amigo en esa época. El cineasta alcoholizó y drogó a Geimer para abusar sexualmente de ella.

 

Desde que se dio a conocer la noticia del delito de violación hasta la actualidad, el caso Roman Polanski sigue dando giros en su entramado por decisiones sorprendentes y porque continúa sin cerrarse. De hecho, se reabre en este 2019 con el estreno de Érase una vez en Hollywood, película en que Quentin Tarantino muestra como personaje al cineasta polaco.

 

 

TE RECOMENDAMOS: El bebé de Rosemary, una película maldita en la vida real

 

 

 

Si bien Tarantino aborda el suceso Tate-Manson, su nuevo filme no ignora el nombre de Polanski y lo revive, sin intención, justo un año después de que se volviera a tocar la agresión sexual que sufrió Samantha Geimer en los setenta. Y es que en 2018 la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de Hollywood lo expulsó de la organización por la acusación en su contra.

 

Tras conocer la postura de la Academia, Geimer declaró a Vanity Fair que le parecía una medida cruel y fea hacia Polanski, al que incluso defendió de recibir ese trato. Pero no era la primera vez que abogaba por él para pedir respeto a la carrera de su victimario, con quien incluso intercambiaba correos electrónicos luego de que éste reconociera en 1997 que había tenido “sexo” con ella.

 

En 2003, Polanski ganó el Oscar a Mejor Director por la película El Pianista. Previo a eso, a partir de que se enteró sobre su nominación a la estatuilla, Geimer invitó a los votantes de la Academia a que juzgaran el filme, no al hombre que la dirigió. Y una vez que supo que había ganado el premio, Samantha expresó sentirse feliz de que se galardonara esa obra visual.

 

 

TE PUEDE INTERESAR: La verdadera historia de Charles Manson y La Familia

 

 

 

 

Prófugo de la justicia

 

El caso Roman Polanski también ha llamado la atención porque el cineasta huyó de Estados Unidos en 1978 por miedo a cumplir una larga condena en prisión tras haberse declarado culpable de “mantener relaciones sexuales” con Samantha. Permaneció encarcelado mes y medio, llegó a un acuerdo con la fiscalía y se fue del país.

 

A partir de ese instante, su captura y extradición ha sido el objetivo de Estados Unidos, nación que se negó a pisar el director en 2003 para recibir su Oscar, ya que era una trampa ideal para su detención.

 

 

Esta es la cronología del caso Roma Polanski:

 

1978. Se refugia en París, Francia, por miedo a purgar una sentencia de 50 años en prisión.

 

1994. En el exilio, Polanski paga una cantidad de 225 mil dólares a Samantha Geimer para finalizar el proceso penal en su contra.

 

2003. Samantha Geimer lo perdona públicamente y considera que el exilio ya es castigo suficiente.

 

2009. El caso Roman Polanski cobra un giro inesperado con la detención de él en Zurich, Suiza, país al que acudió para recibir un reconocimiento. Fue liberado tras el pago de 4.5 millones de dólares para vivir en arresto domiciliario en los Alpes.

 

2010. Una corte de California rechaza retirar los cargos presentados por Samantha Geimer en contra del realizador. Suiza desestima la solicitud de extradición presentada por Estados Unidos.

 

2014. Polanski rinde declaración en Polonia a petición de interrogatorio por parte de Estados Unidos. Es puesto en libertad.

 

2016. Polonia se niega a reabrir el caso Roman Polanski, rechaza solicitud de extradición por petición de Estados Unidos y cierra la carpeta.

 

 

Han pasado más de 40 años sin que el caso sea cerrado. Polanski, con 85 años de edad, sigue en el exilio y continúa vigente detrás de las cámaras, ya que en este 2019 dirigió J’Accuse, película francesa próxima a estrenarse en Europa.  En tanto, Samatha Geimer, de 56 años, ha indicado estar cansada de la controversia, por lo que prefiere dejar el tema como un asunto del pasado.

 

 

ECHA UN VISTAZO A: Billy Milligan, el hombre de las 24 personalidades que fragmentó Kevin W. Crumb