Top
ViveUVM / Entretenimiento  / Las batallas de Khaleesi fuera de la pantalla
Emilia Clarke

Las batallas de Khaleesi fuera de la pantalla

El personaje de Daenerys Targaryen se ha convertido en uno de los más queridos de la televisión, se trata de una mujer fuerte, valiente y decidida, tanto como la actriz que la interpreta. Esto lo entendemos muy bien hace unos días, cuando Emilia Clarke reveló que durante los primeros años de GoT estuvo a punto de morir.

 

Faltan tan solo unos días para el estreno de la última temporada de Game of Thrones, lo que ha llevado a muchos de sus actores a reflexionar sobre los años que han dedicado a esta serie. Entre ellos se encuentra Emilia Clarke quien relató en una columna para The New Yorker su gran batalla fuera de la pantalla.

 

 

La gran batalla de Emilia Clarke

 

 

“Justo cuando mis sueños infantiles estaban volviéndose realidad, estuve a punto de perder mi mente y mi vida”. Emilia Clarke

 

Desde los 4 años Emilia Clarke descubrió su amor por la actuación. Su padre, quien trabajaba como diseñador de sonido en el teatro, la acercó desde muy joven a este mundo y ella quedó encantada.

 

Por años estudió actuación, obtuvo pequeños papeles y aún así nunca logró destacar como un prodigio, hasta que su gran oportunidad apareció. HBO la eligió para reemplazar a la actriz que interpretaba a la princesa, Daenerys Targaryen, en su nueva serie y todo parecía ir viento en popa.

 

Quién le diría a Emilia que su gran batalla no se desarrollaría en Westeros; sino en un hospital cerca de su hogar. Con tan solo 24 años y recién terminando de filmar la primera temporada de la serie, algo nublo su felicidad.

 

Una tarde mientras entrenaba en el gimnasio, comenzó a sufrir un terrible dolor de cabeza que con el tiempo fue aumentando de intensidad. Para el momento en el que el dolor era insostenible fue llevada de urgencias a un hospital cercano en el que descubrieron que sufría de una hemorragia subaracnoidea causada por un aneurisma.

 

Emilia recibió atención inmediata y se le realizó una operación cerebral poco intrusiva para detener la hemorragia. Pero la historia no termina ahí, otro aneurisma fue detectado y los doctores le recomendaron a la actriz operarlo en un futuro cercano.

 

 

Durante toda la grabación de la segunda temporada, sufrió mucho dolor. Al terminar las grabaciones de la tercera temporada Emilia Clarke regresó al hospital, aunque esta vez no fue tan sencillo.

 

La operación falló y sufrió un derrame masivo, lo que la obligó a someterse a otra operación, esta vez mucho más invasiva. Finalmente Emilia Clarke se recuperó, no sin antes atravesar por mucho dolor y desde entonces está segura de que puede ser incluso más fuerte que la Madre de Dragones.

 

“Es muy gratificante y afortunado llegar al final de GoT. Estoy feliz de ser capaz de ver el final de esta historia y de lo que sea que venga ahora”.

 

 

TAMBIÉN LEE: Teorías de Game of Thrones que han surgido para su última temporada

 

 

¿Qué es un aneurisma?

Un aneurisma es una inflamación de los vasos sanguíneos en el cerebro, que si llega a reventar puede ser mortal. Los aneurismas son más comunes de los que se piensa; se estima que 1 de cada 50 personas tiene alguna clase de inflamación; sin embargo, son pocos los aneurismas que llegan a reventarse.

 

Las causas de esta inflamación aún no son muy claras; sin embargo, algo es seguro, si un aneurisma roto no es atendido de inmediato la persona puede morir rápidamente.

 

Los síntomas de un aneurisma antes de reventar son pocos, casi nulos, y pueden ser confundidos con migrañas o dolor de cabeza. Una vez roto, los síntomas incluyen rigidez en el cuello, náusea, vómito, pérdida de consciencia, dolor detrás o sobre el ojo y parálisis facial.

 

 

Emilia Clarke aprendió que la vida no la tenemos comprada y que la salud debe ir sobre todas las cosas. Ahora ha iniciado una fundación para ayudar a las personas que están superando algún tipo de operación cerebral, puedes conocer más de ella aquí.

 

 

SIGUE LEYENDO: Capítulos esenciales para entender GoT