Top
ViveUVM / Entretenimiento  / Más allá del cine: La verdadera historia de la mafia italiana
historia de la mafia italiana

Más allá del cine: La verdadera historia de la mafia italiana

Necesitaríamos más de 3 horas y media (que es lo que dura El Irlandés) para explicarte con lujo de detalle cómo surgió la famosísima mafia italiana y cómo logró dominar Estados Unidos dentro y fuera de la pantalla grande. Aún así intentaremos darte un breve resumen de la historia de la mafia italiana.

 

El Padrino, Los Infiltrados, Pandillas de Nueva York y recientemente El Irlandés son algunas de las cintas sobre la mafia italiana que nos han dado un pequeño vistazo al mundo criminal y se han convertido en clásicos del cine.

 

Pero no todo lo que ves en la pantalla es real y por eso hemos decidido contarte la verdadera historia de la mafia italiana.

 

 

El inicio de la historia de la mafia italiana

 

 

Lo primero que tienes que saber es que la mafia italiana es un término que engloba a los diferentes grupos criminales que pertenecen a esta organización. Los más famosos son la Cosa Nostra de Sicilia, la Camorra de Campania, Ndrángheta de Calabria, Sacra Corona Unita de Apulia y los Anonima Sequestri de Cerdeña, aunque de quienes más hablaremos son de la Cosa Nostra y la Camorra.

 

A cada grupo se le llama familia y tiene un porqué, esto se remonta a los inicios de la historia de Sicilia. Desde tiempos ancestrales, los sicilianos han sido gobernados por extranjeros poco interesados en ellos, esto les llevó a rechazar las instituciones y confiar solo en su familia. Así, la familia se convirtió en la institución más importante para los italianos.

 

Para el siglo XIX, a falta de polícias confiables, los sicilianos comenzaron a crear grupos armados para protegerse: las famosas patrullas de picciotti. Con el tiempo estos grupos tomaron fuerza y mucho más poder del que pudieron imaginarse. Esto solo fue el principio de la historia de la mafia italiana.

 

Tiempo después los terratenientes comenzaron a pagar a estos grupos a cambio de protección y, a su vez, estas patrullas negociaban con los delincuentes para delimitar su área de protección.

 

No se sabe exactamente cómo, cuándo y dónde la mafia alcanzó el poder total sobre todas las instituciones gubernamentales, una de las reglas más importantes para los mafiosos es mantener en secreto todos los hechos relacionados a “la familia”, lo que es seguro es que para 1870 la mafia dominaba Italia.

 

 

Como te habíamos contado al inicio de la historia de la mafia italiana, los mafiosos tenían como base la familia, así que para establecer las alianzas se pactaban matrimonios. Conforme la organización fue creciendo se volvió indispensable una estructura clara de poder. Así surgió el organigrama que tanto hemos visto en las películas de mafiosos.

 

Además, para garantizar la seguridad de los miembros de la organización (y los negocios que establecieron) surgieron las estrictas reglas que todo miembro debía obedecer a las que, como buenos católicos, llamaron mandamientos.

 

Los 10 mandamientos de la mafia italiana:

 

  1. No prestarás dinero directamente a un amigo (utilizarás un tercero de ser necesario).
  2. No desearás la mujer de otro.
  3. No entablarás amistad (o cualquier tipo de relación) con un policía.
  4. Un hombre de honor jamás se dejará ver por bares y círculos sociales.
  5. Si el deber llama deberás estar disponible, incluso si su mujer está a punto de parir.
  6. Se tendrá puntualidad y el respeto de manera categórica.
  7. Se debe respetar a la esposa.
  8. Siempre se debe decir la verdad a cualquier pregunta y en cualquier situación (entre mafiosos).
  9. No se robará dinero de otras personas, menos de otras familias (por dignidad).
  10. La familia nunca aceptará a nadie que tenga un familiar en las fuerzas del orden, traicione a su mujer o no demuestre valores morales.

 

Además, de estos mandamientos, la historia de la mafia italiana nos señala un par de reglas más por las que debían regirse como es el caso de la omerta, en la que los mafiosos juraban guardar los secretos de la organización a cualquier precio.

 

Entonces, para desgracia de los mafiosos (y de la mayoría de Italia) Mussolini llega al poder. Durante este lapso, las fuertes medidas militares impuestas por el dictador debilitaron a la mafia, cuyo poder prácticamente desapareció. Sin embargo la llegada de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial fue su salvación.

 

 

De Italia a Estados Unidos

 

 

Para entender por completo esta parte de la historia de la mafia italiana debemos saber lo que estaba ocurriendo en Estados Unidos desde unos años antes.

 

A principios del siglo XX miles de italianos emigraron hacia EUA, entre ellos grandes miembros de la mafia y con su llegada al continente americano comienza a crearse una rama de la Cosa Nostra en este país.

 

Esta sección de la mafia sería dominada por cinco grandes familias: Bonanno, Colombo, Gambino, Genovese, Lucchese, aunque nosotros las conoceríamos como la familia Corleone, la familia Tattaglia, la familia Barzini, la familia Cuneo y la familia Stracci gracias a las películas de El Padrino.

 

A pesar de la fuerza que tomaron estos grupos de la mafia en EUA, aún estaban muy lejos de la red de poder y control que tenían en Italia, pero Lucky Luciano cambiaría esto.

 

 

Luciano aprovechó las leyes de prohibición del alcohol en Estados Unidos para convertirse en el principal traficante de este, sumado a esto comenzó a dominar el juego y la prostitución por lo que muy pronto logró tener el poder suficiente para derrotar a los capos italianos y colocar a sus aliados en su lugar.

 

Una vez en el poder Lucky creó La Comisión un cuerpo gobernante del crimen organizado. Para sorpresa de todos, en 1936 Luciano fue encarcelado por el delito de prostitución, pero continuó al mando de los negocios de la familia.

 

Más tarde, Luciano sería liberado por uno de los pactos más importantes en la historia de la mafia italiana.

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, a cambio de su libertad Luciano se comprometió a evitar que los alemanes entraran a Estados Unidos por los muelles de Nueva York, además, fue el puente entre la mafia italiana en Sicilia y el gobierno estadounidense quienes pactaron no hundir los barcos de los aliados.

 

 

¿Qué dio el gobierno estadounidense a cambio? No se tiene muy claro, pero después de esta situación la mafia italiana que había sido debilitada por la llegada de Benito Mussolini pudo retomar sus operaciones.

 

No solo esto, algunos capos italianos que habían sido aprisionados en por el gobierno fascista fueron liberados sin condenas, ni repercusiones e incluso se les llegó a dar cargos políticos de importancia.

 

 

TAMBIÉN LEE: La verdad detrás de la historia de Ted Bundy

 

 

Tal como lo cuentan las películas

 

 

Todo comienza después de la Segunda Guerra Mundial, cuando el Estado y la mafia comienzan una estrecha colaboración bajo el agua, tanto en Italia como en Estados Unidos.

 

Fue este momento en el que el poder de la mafia en América comenzó a crecer, mucho más allá de lo que lo hizo en Italia. La razón fue simple, la mafia italoamericana no tenía reparos en asociarse con organizaciones criminales de otras nacionalidades.

 

Poco a poco la mafia fue la dueña de cientos de negocios, tanto legales como ilegales, las apuestas, los préstamos, la venta del alcohol, la prostitución e incluso la recolección de basura se convirtió en negocio de la familia. Por si fuera poco, su influencia en la política era cada vez más relevante.

 

 

Nadie se hubiera imaginado que uno de los negocios más lucrativos para la mafia era la manipulación de los sindicatos laborales.

 

Los altos mandos políticos sabían que las manifestaciones y huelgas eran controladas por la mafia y esto les daba el poder de manipular la opinión popular si decidían vender su alma al diablo.

 

La historia de la mafia italiana tuvo un pequeño homenaje cuando este organismo criminal encontró una forma de regresar a sus orígenes, grandes cantidades de dinero les garantizaba a los empresarios una segura fuerza laboral.

 

Con Luciano libre pero exiliado de EUA, la mafia hizo de Cuba su centro de operaciones, la isla se convirtió en el paraíso para el lavado de dinero y el tráfico de diamantes y oro.

 

En el Hotel Nacional de Cuba se realizó el encuentro más importante entre los capos mafiosos de los Estados Unidos, una reunión en la que se establecería el orden que tanto hemos visto en las películas.

 

El final del reinado

 

 

Más de 10 años después la historia de la mafia italiana cambió. Por años las fuerzas policiacas habían intentado detener los avances de la mafia sin éxito pero durante la reunión de capos en 1957, en donde las familias más importantes del crimen organizado en Nueva York estaban presentes, los policías lograron realizar un arresto en masa.

 

Esto detonó la bomba, el gobierno no pudo seguir negando la existencia de la mafia y lo que por años se había mantenido en secreto quedó a la vista del mundo. El FBI tuvo que poner como prioridad terminar con esta rama del crimen.

 

En 1963, lo impensable sucedió, Joe Valachi, miembro de la familia Genovese, se convirtió en el primer mafioso que rompió la omerta. Tras ser capturado contó con lujo de detalle todo lo relacionado a la estructura secreta de la familia y el nombre de los líderes.

 

Esto se utilizó para una audiencia en el Senado que permitió cambiar la legislación y enfrentar de una vez por todas a la Cosa Nostra.

 

Este no es el final de la historia de la mafia italiana, este grupo criminal, tan famoso y glamoroso, aún existe aunque ni de lejos es tan importante como lo fue en el siglo pasado, cuando Capo di tutti capi era más poderoso que el presidente en turno.

 

 

SIGUE LEYENDO: 7 películas sobre la mafia que no te puedes perder