Top
ViveUVM / Entretenimiento  / Chucky vs. Chucky, el remake de la maldad en el cuerpo de un muñeco
la nueva pelicula de Chucky

Chucky vs. Chucky, el remake de la maldad en el cuerpo de un muñeco

A finales de la década de los ochenta, muchos chicos no podían dormir en las noches después de haber visto en el cine a un pelirrojo muñeco diabólico obsesionado con un niño llamado Andy, por el que era capaz de matar a quien fuera. Ahora que se estrena el remake de aquel muñeco, echa ojo a este comparativo entre la primera y la nueva película de Chucky.

 

 

¿Ver o no ver la nueva película de Chucky?

 

Si quedaste decepcionado con Annabelle y con ganas de espantarte un poquito, tómate un domingo palomero para que vayas al cine a verla. Lo recomendable es que antes de hacerlo, te des una vuelta por YouTube para buscar algo sobre el filme original de 1988. Ah, en Netflix encuentras la tercera de la saga.

 

 

Brujería vs. tecnología

 

 

En la versión original, Chucky es elegido por Charles Lee Ray, un asesino de niños que quiere escapar de la policía y la única salvación a su alcance es transferir alma y cuerpo hacia el muñeco. Para eso se apoya de un ritual que combina magia negra con vudú.

 

Para el remake, el muñeco se llama Buddi. A diferencia de su antecesor, él es creado a partir de inteligencia artificial, pero sufre una falla en su programación, provocada con toda intención para que no cumpla con los estándares de calidad requeridos y sea vendido como un artículo inservible.

 

 

TE SUGERIMOS: Películas de terror que se convirtieron en maldiciones de la vida real

 

 

Alma vs. amistad

 

 

La nueva película de Chucky enfoca la maldad del muñeco en su obsesión por ser el mejor amigo de Andy, su propietario. Como no está dispuesto a compartir con nadie esa amistad, y mucho menos permitir que alguien le haga daño, así se trate de un rasguño, se dedica a poner en práctica todo lo malo que ha aprendido y retenido en su chip.

 

En la ochentera, Charles Lee Ray concentra sus fuerzas para apoderarse del alma de Andy. Necesita de su espíritu infantil para transferir un cambio de cuerpo y vuelva a recuperar su figura humana, no quiere pasar el resto de su vida encerrado en un muñeco. También requiere que el ritual de traspaso se realice en una noche de luna llena.

 

 

Dourif vs. Hamill

 

 

En algo que coinciden la vieja y nueva película de Chucky es en el tino para elegir las voces del muñeco. En el caso de Charles Lee Ray, Brad Dourif es el actor que interpreta al asesino y quien se encarga de que el muñeco hable con amplio vocabulario repleto de groserías y tono rudo.

 

Para la versión actual, los productores y director recurrieron a Mark Hamill, el mismísimo Luke Skywalker, quien se encargó de dotar a Buddi de un matiz suave, amable y con humor. Mark logra que la voz de su personaje adopte un tono simpático y hace pensar que el muñeco es amable.

 

 

Expresión vs. inexpresión

 

 

Al ser manipulado por un humano que vive en su cuerpo, Chucky tiene la capacidad de mostrar en su rostro si está contento o enojado. Gesticula todo lo que siente, motivo por el que puede espantar o caer bien. Otro de los rasgos que causa simpatía es su sonrisa malévola cuando comete un crimen.

 

Buddi, en cambio, carece de movilidad para gesticular. Por mucho que lo intenta, su intención por mover labios o cara no es exitosa. Al público le puede resultar un poco desagradable ese aspecto porque impide apreciar una reacción chusca o impactante que contribuya a los actos terribles que lleva a cabo.

 

 

¿Vale la pena ver la nueva película de Chucky? Tenemos que ser sinceros: si no la ves, en realidad no te pierdes nada. Se te recomienda moderar tus expectativas, especialmente si llegas con tu combo después de haber conocido al auténtico y original muñeco invadido por la maldad.

 

 

Nuestra calificación en escala lince es:

 

 

 

 

 

TE PUEDE INTERESAR: Descubre que muñeco diabólico eres