Top
ViveUVM / Entretenimiento  / ¿Por qué es tan perturbador el Joker de Phoenix? Este perfil psicológico nos lo dice
Checa el perfil psicológico del Joker

¿Por qué es tan perturbador el Joker de Phoenix? Este perfil psicológico nos lo dice

Imagina que un día descubres que toda tu vida ha sido una mentira y que la única persona que te ama en realidad resulta ser tu peor enemiga. ¿Cómo reaccionarías? Hay personas que no lo hacen de la mejor manera posible y se dejan llevar por sus impulsos e instintos agresivos. Un ejemplo es Arthur Fleck. Por eso te traemos una aproximación al perfil psicológico del Joker para comprender lo complejo del personaje y sus conductas en la película.

 

 

Acercamiento al perfil psicológico del Joker

 

Para mostrarnos el origen del archienemigo de Batman, el director Todd Phillips y el actor Joaquin Phoenix se inclinaron por abordar los trastornos mentales que padece Arthur Fleck, así como sus sentimientos negativos y sus emociones afectadas por su forma de ser. Previo a ser el Guasón, el villano más temible en Ciudad Gótica fue un hombre que de haber sido atendido no hubiera llegado a ser quien es y a hacer lo que hace.

 

 

Una mezcla de todo

 

 

 

Arthur es un mal comediante, lo sabe, y eso lo frustra. Esa tristeza crece cuando su madre le dice que él no tiene la capacidad para hacer reír a la gente, que no es gracioso. Desmoralizado por su mamá, despedido como standupero y sin idea acerca de lo que puede ser simpático para los demás, porque está desconectado de emociones positivas, se deprime.

 

Enfrenta su depresión con agresiones verbales y físicas hacia su persona. Por intentar ser chistoso con un niño es regañado por la madre pidiéndole que deje de molestarlo. Compañeros del stand up le dicen que es raro, que no es como el resto de la gente. Un grupo de jóvenes pandilleros lo golpean por el mero placer de propinarle una paliza. No hay nada de afecto hacia él.

 

 

TE PUEDE INTERESAR: Joker, reseña con spoilers de una película que te dejará con la piel helada

 

 

 

 

Si acaso, un tipo se apiada de él dándole una pistola para que se defienda cuando quieran golpearlo de nuevo. En lugar de un abrazo o palabras de aliento, Arthur solamente recibe atenciones que contribuyen a incrementar su sentimiento de ira respecto a una sociedad que lo rechaza y en la que no encaja.

 

A lo anterior se le suma una extraña enfermedad que posee y que consiste en que no puede parar de carcajearse cuando se siente vulnerado o lastimado. Incluso trata de hacérselo entender a quienes lo observan con desprecio por este rasgo, y lo hace con una pequeña tarjeta donde explica su mal, aparte de especificar que es tratado con ayuda psicológica.

 

Y sí, Arthur acude a terapia cortesía de la asistencia social en Ciudad Gótica. Pero le es interrumpida cuando se retiran los fondos gubernamentales destinados al trato de la salud mental. También se le quita el suministro de medicamentos que ingiere como parte de su tratamiento psiquiátrico. ¡No lo hubieran hecho!

 

 

 

Deprimido, enojado y con ansiedad, Fleck igualmente tiene alucinaciones, mismas que se reproducen con mayor intensidad sin sus medicamentos. El descontrol de sus emociones y el hartazgo de una sociedad que no lo quiere son detonante de lo que lleva a una característica importante del perfil psicológico del Joker: matar. Y siente placer por eso.

 

Tan siente demasiado placer que no experimenta remordimientos, le gusta hacerlo. Y eso lo potencia cuando se entera que fue adoptado por una mujer loca que le hizo creer que Thomas Wayne era su padre, una mujer que junto a su pareja sentimental abusaron y torturaron a Arthur cuando él era pequeño. En teoría ella era la única persona que la amaba, sin embargo, no es así.

 

Al reconocer que no ha sido feliz en ningún momento de su vida, luego de haberse estrenado como un asesino despiadado, Arthur Fleck se desprende de esa personalidad que tanto daño le hizo para convertirse en Guasón, un tipo que se siente realizado como símbolo de anarquía y destrucción en Ciudad Gótica, que atraviesa por una fuerte crisis social y la gente molesta lo percibe como un líder.

 

 

 

 

 

Antes de que te impactes con el sociópata y loco criminal que interpreta Joaquin Phoenix, con este breve preámbulo del perfil psicológico del Joker, te aproximas un poco al proceso de transformación de un tipo afectado en su salud mental a un asesino sin alma de rostro pintado.

 

 

ECHA UN VISTAZO A: ¿Cuál es el mejor Joker que has visto en la pantalla?