Top
ViveUVM / Entretenimiento  / Los pequeños detalles que le dieron el Oscar a Parásitos
película Parásitos

Los pequeños detalles que le dieron el Oscar a Parásitos

Lo importante está en los detalles. En la pasada entrega de los Oscar todos terminamos muy sorprendidos (para bien) cuando, en un momento histórico, la película Parásitos ganó en la categoría más importante de los premios. Esta no es una casualidad, la cinta sur coreana tiene grandes razones por las que merecía este premio y muchas de estas no estaban a simple vista.

 

Si ya viste a la película Parásitos y al igual que a nosotros, te encantó, pon mucha atención porque te contaremos de aquellos pequeños detalles que hicieron de esta historia la mejor película de año.

 

Cuidado, esta nota contiene spoilers así que si no has visto esta cinta te recomendamos que la mires antes y regreses después, porque segura querrás saber mucho más de esta cinta luego de verla.

 

 

Detalles que no notaste en la película Parásitos

 

El guionista y director de la película Parásitos no dejó nada al azar, cada movimiento, cada elemento de la escenografía y hasta cada nombre tenían una razón de ser. La cinta es un universo completo de pequeñas referencias y como sabemos que no es fácil distinguirlas la primera vez que ves la cinta aquí te tenemos algunas que tal vez dejaste pasar.

 

 

Las luces y sombras

 

 

La luz es un privilegio para los ricos. Cuando viste la película Parásitos seguro te diste cuenta que la casa de los Park son todas ventanas, en el director en una entrevista dijo “Cuanto más pobre seas, menos acceso tendrás a la luz solar, y así es también en la vida real: los pobres tienen un acceso limitado a las ventanas”.

 

Los semisótanos no son un invento de la película, en Corea del Sur, una buena parte de la población de bajos recursos debe vivir en la parte baja de los edificios y casas, que se han adaptado para ser habitables; sin embargo, las ventanas en estos espacios son mínimas.

 

El director Bong Joo Hon quería dejar clara esta diferencia y es por esto que cuando la familia pobre puede disfrutar del sol son los momentos en los que están en la casa (o rumbo a casa) de la familia rica.

 

 

TAMBIÉN LEE: Parásitos, la joya del cine coreano que no te puedes perder

 

 

Arriba y abajo

 

 

Una de las metáforas más conocidas en la película es el juego entre arriba y abajo que hace el director con los pobres y los ricos. La primera escena de la cinta comienza en la calle, una altura en la que todos nos encontramos, sin embargo, segundos después comienza a bajar notablemente, para llegar al semisótano.

 

El hogar de los Ki, la familia pobre, tiene una característica muy relevante. La taza del baño se encuentra a una altura mayor que la del resto de la casa, esto quiere demostrar que estas personas viven, duermen y comen por debajo de las tuberías.

 

Caso contrario encontramos en la casa de los Park, la familia rica. La casa de estos personajes no solo se encuentra en lo alto de una de las pequeñas colinas que forman Seúl, su diseño está lleno de escaleras y las habitaciones se encuentran lo más alto.

 

Otro punto a observar es el movimiento de los personajes, mientras la familia pobre desciende durante minutos interminables para llegar a su casa, los Park continuamente están subiendo, dentro de su mismo hogar.

 

 

El olor

 

 

Corea es un país húmedo y de extremo calor. Estas características del país hacen que gran parte de las casa coreanas tengan una continua plaga de moho que inunda los hogares, este tiene un olor particular que impregna la ropa, el cabello y a veces hasta la piel de las personas.

 

En las casa ricas, el cuidado frecuente del hogar por parte de los empleados, los deshumidificadores y otras medidas recurrentes los libran de este mal. Por su parte, la clase media suele colocar un papel tapiz grueso que mitiga la fetidez pero no impide todo la formación del moho por lo que se recurre al deshumidificador casero.

 

Para los pobres la historia es diferente, las paredes de los semisótanos suelen mantenerse en concreto y las esquinas se llenan continuamente de moho y el olor es imposible de eliminar una vez que se arraiga.

 

El comentario que hace el señor Park sobre el olor en el metro no es al azar, incluso la clase media (usuarios también de este transporte) no puede librarse totalmente de esta particular aroma y entre más pobre seas el olor será mayor.

 

 

La piedra

 

 

Las suseok, o piedras del río, son muy conocidas en el Asia, sobre todo la variante que vemos en la cinta, que simula un paisaje, pues desde hace varios siglos son utilizadas como símbolo de poder entre las familias ricas. Hoy en día estas rocas pesadas pueden llegar a costar unos miles de dólares y solo los más adinerados pueden poseer en casa alguna de estas.

 

La piedra en la película Parásitos representa para la familia rica un símbolo de esperanza para lograr subir en la escalera social.

 

Aunque por un segundo parece que podría lograrlo, casi al final de la película, podemos observar como esta roca flota entre las pertenencias de la casa inundada de los Ki. Lo que nos da a entender que esta preciada roca es, en realidad, falsa.

 

 

Seguro que después de leer estos detalles sobre la película Parásitos mueres de ganas de volver a verla para comprobar cada uno de ellos y la buena noticia es que gracias a su triunfo en los Oscar varios cines del país la están proyectando. 

 

 

TE PUEDE INTERESAR: Parásitos no es la única 7 películas coreanas que deberías ver