Top
ViveUVM / Entretenimiento  / El lado oscuro del futbol americano en la mente de un asesino en la NFL
quién fue Aaron Hernandez

El lado oscuro del futbol americano en la mente de un asesino en la NFL

Público que consume contenido de Netflix, aficionados de deportes que no son lovers del futbol americano y fans de historias sobre asesinos, coinciden en preguntarse quién fue Aaron Hernandez y por qué se habla tanto acerca de él a inicios de este 2020, especialmente cuando es época del Super Bowl.

 

La intriga surge gracias al lanzamiento de un documental revelador que incluso ha sorprendido a amantes de la NFL. El arresto por presunto homicidio del ala cerrada de New England Patriots en 2013 fue una noticia que sacudió programas deportivos en aquel entonces, sin embargo, la historia detrás de aquella detención deriva en 2020 en una verídica trama espeluznante que se liga a una terrible falla cerebral ocasionada por la práctica del deporte de las tacleadas.

 

 

¿Qué hizo y quién fue Aaron Hernandez?

 

 

En abril de 2017 se dio a conocer el suicidio del ex jugador de los Pats luego de que se ahorcara en su celda. Así puso fin a su vida después de que en 2015 fuera condenado a cadena perpetua tras ser declarado culpable por el asesinato a balazos de Odin Lloyd, su amigo y novio de su ex cuñada.

 

Pero a lo largo de dos años de juicio, como consecuencia de su detención en 2013 por la muerte de Lloyd, salieron a la luz otros crímenes supuestamente ejecutados por él, uno de ellos un homicidio múltiple en 2011 en Boston. Pese a que se mostraron pruebas para inculparlo, Hernandez fue exonerado de los cargos en su contra, no obstante sus conductas inquietaban a sus acusadores.

 

 

ECHA UN VISTAZO A: Las historias de American Horror Story que fueron reales

 

 

El perfil criminal y suicida de Hernandez dejó muchas dudas, especialmente entre la gente que lo conocía porque aseguraban que él no era así, que algo raro había pasado por su mente para que actuara de esa forma. En primer lugar se dijo que fue por la muerte de su padre en 2006 y cuya pérdida no superó. Posteriormente se manejó la versión de que pudo ser por consumir drogas durante su etapa universitaria en Florida en 2010, sin embargo, no se hallaba una respuesta concreta al impulso de sus acciones.

 

Para determinar quién fue Aaron Hernandez y por qué hizo lo que hizo, su familia decidió donar en secreto el cerebro del jugador a la Universidad de Boston para que fuera estudiado por especialistas. Vino entonces el resultado de la autopsia hecha en 2017.

 

 

¿Lo dañó jugar futbol americano?

 

 

Lograr una campaña de ensueño en la NFL con un equipo del nivel de New England Patriots, junto a un coach como Bill Belichik y a un quarterback como Tom Brady, no cualquiera lo consigue, pero Hernandez lo consiguió. Y eso lo llevó a firmar en 2012 un contrato de 40 millones de dólares por cinco años con los Pats. ¡Algo inédito para un ala cerrada!

 

En el mejor momento de su carrera, luciéndose en el Super Bowl contra New York Giants con touchdown y una celebración inolvidable de su parte, convirtiéndose en un deportista profesional millonario, la estrella de Nueva Inglaterra despejó una duda fundamental entre periodistas que no daban crédito a que fuera detenido por asesinato en 2013: ¿se puede jugar tranquilo y con éxito en la NFL sin remordimiento por haber cometido un crimen? ¿Qué o quién fue Aaron Hernandez fuera del campo de juego?

 

 

Los científicos encargados de analizar el cerebro del ala cerrada tras la autopsia detectaron que el órgano tenía un estado de encefalopatía traumática crónica (CTE, sus siglas en inglés). ¿Qué significa eso? Que presentaba un cuadro de gravedad similar al de alguien afectado por esa enfermedad cerebral degenerativa de 60 años. A este mal también se le conoce como “demencia pugilística” debido a su relación con el boxeo por los golpes propinados en la cabeza.

 

En lo concerniente al futbol americano, el CTE es un trauma repetitivo que produce trastornos en el comportamiento como agresividad, falta de control emocional, depresión, pérdida de memoria y demencia. Para entender quién fue Aaron Hernández y cómo funcionaba de forma errónea su cerebro, el análisis de la investigación científica determinó que su órgano presentaba “cuevas” (hoyos) de tamaño anormal en el centro y que crecían a medida de que el tejido cerebral disminuía.

 

Fue por culpa de los repetidos golpes en la cabeza que sufrió por tacleadas en entrenamientos y partidos.

 

 

Lo descubierto en Hernandez dio la razón a lo que años atrás ya había anunciado el patólogo forense Bennet Omalu cuando encontró los síntomas del CTE en Mick Webster, ex jugador de Pittsburgh Steelers que apareció muerto en 2002.

 

Las sospechas de Omalu respecto a que todo era consecuencia del abuso de contacto en el futbol americano (de que este deporte causa lesiones cerebrales severas e irreparables a temprana edad), se incrementaron con los fallecimientos de Andre Waters, Justin Strzelczyk y Terry Long, ex jugadores con diagnósticos similares a los de Webster.

 

En 2015, Will Smith protagonizó el filme Concussion, película en que personifica a Bennet Omalu y muestra cómo fue el proceso que implicó dar con el origen de afectaciones en la salud física y mental de Webster hasta su lucha contra la NFL para hablar acerca del peligro que significan las conmociones cerebrales y la encefalopatía traumática crónica.

 

 

Para darte una idea más amplia acerca de quién fue Aaron Hernandez y su caso, arma tu propio maratón en casa para que veas en Netflix el documental Killer Inside: The Mind of Aaron Hernandez y la película Concussion. Ten por seguro que después de verlas te cuestionarás si el futbol americano le provocó daño o no para convertirlo en un asesino.

 

 

TAMPOCO TE PUEDES PERDER: La verdadera historia de Charles Manson y La Familia