Top
ViveUVM / Entretenimiento  / Los pasos agigantados de El primer hombre en la Luna
Película El primer hombre en la Luna

Los pasos agigantados de El primer hombre en la Luna

Si aún no has visto El primer hombre en la Luna, corre a la sala de cine más cercana porque te estás perdiendo de uno de los episodios más emblemáticos de la humanidad.

 

Además, tenemos que decirte que no es una de las clásicas películas gringas de héroes invencibles. No, esta cinta te mantendrá al borde de la butaca porque muestra una faceta, hasta ahora desconocida, del astronauta más famoso del mundo.

 

 

¿Por qué ver El primer hombre en la Luna?

 

Te damos más de una razón para que corras a ver esta película.

 

 

Érase una vez un ingeniero…

 

Muchos nos preguntamos ¿qué estudia un astronauta o cómo le hacen para alcanzar esa gran meta?

 

 

Bueno, pues El primer hombre en la Luna nos ayuda a entender ese proceso de selección. Neil Armstrong fue un ingeniero aeronáutico cuyo interés por la exploración espacial lo llevó a involucrarse, más allá de las ecuaciones diferenciales y cálculos mecánicos, en las misiones de la NASA.

 

 

TAMBIÉN LEE: Recomendaciones cinéfilas para ver en diciembre

 

 

Una guerra tras bambalinas

 

La historia de El primer hombre en la Luna se desarrolla en una etapa de la historia de mucha tensión política: la Guerra Fría, una enfrentamiento no declarado entre los Estados Unidos y la Unión Soviética.

 

En la cinta podemos ver la preocupación de la NASA por “emparejarse” en la carrera espacial e incluso “coronarse” como los primeros conquistadores de la Luna. Esta creciente lucha la llevaban a cabo en silencio, con cautela y mucha seguridad, ya que era bien sabido que los espías estaban a la orden del día.

 

Por otro lado, las tensiones entre ambas naciones se habían acentuado por los rápidos avances en los lanzamientos de la misión Sputnik (soviéticos) y el creciente nivel de desarrollo aeronáutico por parte del equipo espacial estadounidense

 

 

Sin embargo, esta lucha cobró varias vidas durante las pruebas de la NASA. Los lanzamientos fallidos, los cortos circuitos en las naves, entre otros desafortunados accidentes técnicos en las máquinas tuvieron consecuencias fatales para los astronautas.

 

Después de años de pruebas, la misión Apollo 11 estuvo lista para su destino: la Luna. Neil Armstrong no sólo dio ese gran salto hacia los confines del universo, también demostró de qué estaba hecho su carácter.

 

 

La vida de un astronauta

 

A pesar de que Neil Armstrong se había formado un temple de acero durante los años de entrenamiento para la misión espacial Apolo 11, en El primer hombre en la Luna podemos desmenuzar los matices y experiencias que vive todo terrícola de carne y hueso.

 

El amor a su familia, la pasión, la cercanía con sus amigos y la desesperanza de una pérdida irreparable son los satélites emocionales que rodean la figura mítica del astronauta.

 

 

Ahora ya lo sabes, El primer hombre en la Luna es una cinta sin rodeos, directa, cuyo narrativa va más allá de la historia oficial. Un acierto del aclamado director Damien Chazelle, la voz maestra detrás de las cintas Whiplash y La La Land.

 

Lánzate este fin de semana al cine con tus amigos para ver este vívido retrato del reconocido astronauta Neil Armstrong.

 

TE RECOMENDAMOS: El Grinch nos vuelve a robar la Navidad