Top
ViveUVM / Entretenimiento  / Lo que hemos aprendido en la segunda temporada de Sex Education
segunda temporada de sex education

Lo que hemos aprendido en la segunda temporada de Sex Education

La llegada de esta serie inglesa a Netflix nos ha dado mucho de qué hablar y no podemos negar que, al igual que con la primera parte, hemos aprendido muchas, muchas cosas de la segunda temporada de Sex Education y no podemos dejar pasar la oportunidad de resaltarlas.

 

Debemos advertirles a todos aquellos desprevenidos que esta nota contiene spoilers de la segunda temporada de Sex Education, así que si no has visto completa esta serie será mejor que no sigas leyendo.

 

 

Enseñanzas de la segunda temporada de Sex Education

 

Otis, Meave, Eric y Adam regresan a la pantalla para hablar sin tapujos del orgasmo femenino, la bisexualidad y algunos otros temas que las “series adolescentes” generalmente no se mencionan ni por error.

 

Y es gracias a la libertad con la que hablan del sexo y las relaciones hemos aprendido grandes lecciones del tema.

 

 

La desinformación sobre las ETS

 

 

Parecería imposible que a estas alturas las personas no tengan claro qué es una ETS y cómo se contagia. Pero el primer capítulo de la segunda temporada de Sex Education nos demostró que más de uno aún tiene dudas al respecto.

 

No podemos dejar que la desinformación nos lleve a caer en una histeria colectiva, no nos hará daño desempolvar de vez en cuento nuestros libros de salud y recordar exactamente cuáles son las mejores formas de evitar contraer una enfermedad sexual (spoiler alert, es el condón).

 

 

Llegó el momento de modernizar los planes de estudio

 

 

Hablando de los libros de educación sexual debemos aceptar que muchas veces es google quien nos saca de las dudas más importantes y esto se debe en gran parte al tabú que rige este tipo de temas.

 

Evitar hablar del tema o hablar solo lo necesario evita que los alumnos puedan acceder a una educación sexual confiable y empática.

 

La segunda temporada de Sex Education nos ha enseñado que no basta con hablar del condón y otros métodos anticonceptivos, también es necesario adentrarnos en la diversidad sexual con el fin de evitar que los adolescentes acudan a fuentes no confiables para hacerse una idea irreal de la sexualidad. No todo lo que ves en Internet es real.

 

 

No podemos normalizar el acoso

 

 

Miradas penetrantes, comentarios sexuales, roces, insinuaciones o gestos subidos de tono, ser acosada (o acosado) en el transporte público ya parece una situación cotidiana, pero no debemos verlo como tal.

 

Este tipo de violencia sexual por mínimo que queramos creer que es tiene repercusiones en las víctimas y la segunda temporada de Sex Education supo representarlo en la voz de Aimee quien pasó de ser una chica alegre y despreocupada a una mujer temerosa e insegura, por causa de los terribles sentimientos que le generó verse atacada en un autobús y después ignorada por las autoridades.

 

Esto abrió paso a que las otras chicas de la serie relataran aquellas situaciones que las dejaron indefensas ante abusadores que trataron sus cuerpos como meros objetos. Un llamado para dejar de pasar por alto estas situaciones a las que la mayoría de las mujeres se enfrentan día a día.

 

SIGUE LEYENDO: Inconcebible, la serie de Netflix que te dejará helado

 

 

La sexualidad no termina a los cuarenta

 

 

La doctora Dra. Jean F. Milburn, mamá de Otis, es quien se lleva la corona en la segunda temporada de Sex Education, gracias a su franco estilo para tratar con la sexualidad adolescente (no podíamos esperar menos de una terapeuta sexual).

 

Pero de quién debemos hablar en este apartado es de Maureen Groff, la esposa del director del colegio y madre de Adam. En la temporada anterior Maureen había sido un personaje gris, opacada por su marido y olvidada por su hijo. Y eso es todo lo que parecía ser, una madre y esposa satélite en la vida de otros.

 

Todo cambió esta temporada, Maureen decide dejar a su marido y demostrarse a sí misma que aún es capaz de sentirse sensual y atrevida. Este personaje nos demuestra que el deseo no termina a cierta edad y la sexualidad no se limita a la juventud.

 

 

No existe la normalidad

 

 

Sin duda la lección más valiosa que nos ha dado la segunda temporada de Sex Education (y la primera) es que la sexualidad de cada persona es diferente y respetable. No podemos estandarizar el sexo así como no podemos hacerlo con las personalidades, todos somos diferentes y debemos respetar eso.

 

Aunque este es un tema que ya se había explorado antes en la temporada pasada, durante esta temporada encontramos un tema importante a destacar y es la presión social sobre el sexo.

 

Como lo vimos en la serie la asexualidad también es un tipo de orientación sexual y nadie debería sentirse presionado para tener una vida sexual activa o similar a la de sus compañeros y amigos.

 

Por supuesto, no podemos dejar atrás el tema de la bisexualidad o la pansexualidad que nos recuerdan que no existe una “normalidad” sobre la atracción y el deseo. Cada persona debe encontrar lo que le gusta y sentirse cómodo con ello.

 

Si bien la segunda temporada de Sex Education no logró escandalizarnos tanto como la primera, aún nos tiene enganchados y no podemos esperar para descubrir que sigue en la vida de Otis y sus amigos.

 

 

TE PUEDE INTERESAR: 5 beauty vloggers trans que están rompiendo esquemas