Top
ViveUVM / Entretenimiento  / Reseña: Ted Bundy ¿Extremadamente Cruel, Malvada y Perversa?
Ted Bundy: Durmiendo con el asesino

Reseña: Ted Bundy ¿Extremadamente Cruel, Malvada y Perversa?

Llega a los cines Ted Bundy: Durmiendo con el asesino una cinta que nos muestra la historia de uno de los asesinos más famosos en Estados Unidos, aunque esta vez lo aborda desde la perspectiva de su novia.

 

Dos almas se encuentran una noche y la chispa se enciende. El es amable, cuidadoso, carismático y romántico, ella es soñadora, tierna y romántica, este podría ser el inicio de una película de amor que terminaría en un “y vivieron felices para siempre”, pero no.

 

Esta historia de amor nunca llegó a florecer porque el hombre en cuestión no era otro que Ted Bundy, un asesino serial al que aún hoy los criminalistas y psiquiatras siguen estudiando.

 

La mujer era Elizabeth Kloepfer quien nos relata su historia en el libro “The Phantom Prince My Life with Ted Bundy”, obra que sirvió como base para la película protagonizada por Zac Efron y Lily Collins.

 

 

Crítica a Ted Bundy: Durmiendo con el asesino

 

Foto: Netflix

 

“Extremadamente Cruel, Malvado y Perverso” es el título de esta película en inglés. La frase es una cita del juez encargado de llevar el caso de Ted Bundy, quien dijo que nunca se había enfrentado a crímenes tan atroces.

 

Y tal vez este título es lo que te lleve a creer que estás a punto ver una película sobre asesinatos o sobre la mente de un psicópata. Nada más alejado de la realidad, porque lo único extremadamente cruel y perverso es la duración de la cinta.

 

Ted Bundy: Durmiendo con el asesino nos presenta la historia de Liz y Ted una pareja que a todas luces parecía ser perfecta. Hasta que la policía arresta a Ted y lo acusan de homicidio. Este es el inicio de la película y debemos agregar que lo hacen muy bien.

 

La actuación de Zac Efron en Ted Bundy: Durmiendo con el asesino es buena, él es encantador y nunca podrías creer que tras su sonrisa se esconde un asesino.

 

Esto es lo que busca la cinta, la mayor parte del tiempo, quieren que empatices con el asesino, que veas imposible que este personaje sea capaz de lastimar a alguien, para que al final tu mente de un giro de 180° . Lo que podría llevarnos a una muy buena película.

 

 

La mala noticia es que la mayor parte de la historia se queda ahí, en el chico bueno, y no hay mayor evolución hasta que llegan los últimos 20 minutos.

 

Probablemente esta caída se deba al desplazamiento del papel de Liz, la novia de Bundy, interpretado por Lily Collins.

 

La actriz hace un buen trabajo encarnando a esta buena pero atormentada mujer que debe lidiar con tener una relación con un hombre acusado de homicidio. Debe soportar, que todos a su alrededor juzguen sus decisiones y las dudas que, a pesar de lo que él decía, inevitablemente surgían en su mente.

 

Este personaje juega un papel clave los primeros minutos de la cinta; sin embargo, la hacen a un lado después del primer tercio y pasa a ser un personaje secundario que se dedica a beber y ver televisión mientras llora.

 

 

TAMBIÉN LEE: La historia de Charles Manson y el asesinato que impactó a Hollywood

 

 

¿Cruel y perverso?

 

Tal vez esto se hubiera perdonado si se utilizara el tiempo en mostrar un poco más sobre Ted Bundy. La película da por hecho que conocemos los crímenes de este sujeto, en realidad nunca nos terminan por decir que es lo extremadamente cruel, malvado y perverso.

 

En lugar de eso tenemos escenas repetitivas de Bundy en sus juicios en los que solo mencionan algunos crímenes muy superficialmente.

 

Una gran prueba es el primer juicio de Ted Bundy. La historia nos cuenta como la única víctima de Bundy que logró sobrevivir se presentó en el juicio para declarar en su contra.

 

 

Enfrentar a un atacante no es nada sencillo y esta escena debería ser uno de los puntos altos en la cinta, un momento para que comiences a dudar de este personaje, tal como lo hace su novia. No salió así, resultó ser muy anticlimática y poco relevante.

 

Podríamos decir que esta película se estrelló, si no fuera por los últimos minutos de la cinta.

 

En ellos, el personaje de Lily Collins regresa y le da un giro a la historia muy emocionante (no es terriblemente impactante ya que es parte de una historia que ya se sabe) pero da dinamismo al filme.

 

De ahí en adelante comenzamos a emocionarnos y culmina con una gran escena entre Ted Bundy y Liz Kloepfer.

 

Cuando la película termine saldrás con un buen sabor de boca, gracias a estos minutos finales; sin embargo, al final no puedes pasar por alto que gran parte de la película es irrelevante.

 

 

Si lo que quieres es ver cuán extremadamente crueles, malvados y perversos fueron los crímenes de este asesino, en lugar de ver Ted Bundy: Durmiendo con el asesino te recomendamos ver la serie documental de Netflix Conversaciones con asesinos: las cintas de Ted Bundy (o mejor aún, lee nuestra nota sobre la historia de este psicópata).

 

Por otro lado, Ted Bundy: Durmiendo con el asesino es una mejor opción si quieres ver una película palomera que tiene sus momentos o si eres fan de Zac Efron y quieres verlo fuera del papel del dulce Troy Bolton.

 

 

¿Deberías ir a verla? Esta película ha sido comprada por Netflix, así que probablemente solo esté en cines unas semanas antes de estrenarse en la plataforma, nuestra recomendación es que esperes a que esté en la online y la veas un domingo sin nada que hacer.

 

Nuestra calificación en la escala lince:

 

 

 

 

 

SIGUE LEYENDO: Conoce el perfil psicológico de Ted Bundy