Top
ViveUVM / Entretenimiento  / Así escaló la vida artística de Sharon Tate
La trayectoria de Sharon Tate

Así escaló la vida artística de Sharon Tate

Su nombre quedó registrado en la memoria de cinéfilos por la tragedia que acabó con su vida, pero ella fue una mujer que dejó un legado en su corta carrera. La trayectoria de Sharon Tate iba en ascenso al ser asesinada, sin embargo, su obra habla mucho de la actriz que fue y por qué tenía buen recibimiento del público. Por algo Quentin Tarantino le rinde tributo en Once Upon a Time in Hollywood.

 

 

La trayectoria de Sharon Tate, un exitoso futuro truncado

 

Tenía 26 años de edad cuando integrantes de la secta La Familia le quitaron la vida mediante un crimen brutal. Era 1969, época en que su carrera como actriz despuntaba en Hollywood con distintos géneros cinematográficos, etapa en que ya aparecía a cuadro junto a las principales celebridades de la pantalla grande.

 

 

Un rápido ascenso

 

Su primera oportunidad fue con una de las enormes producciones del cine de corte histórico, Barrabás. Apareció como extra, sin crédito, no obstante, su participación sirvió para tocar la puerta de diferentes estudios y darse a conocer entre gente de la industria cinematográfica como productores y directores de casting.

 

Vino entonces la siguiente opción para mantenerse en el medio: la televisión. En esos momentos, las series eran bien recibidas por los espectadores, así que tuvo chance de aparecer en capítulos de Mr. Ed y El agente de CIPOL, pero fue con Los nuevos ricos donde empezó a hacerse conocida debido a que tenía más protagonismo por su personaje de Janet Trego de 1963 a 1965.

 

 

 

TE RECOMENDAMOS LEER: Motivos por los que tienes que ver Once Upon a Time in Hollywood

 

 

 

 

 

Su incursión en la televisión le favoreció para ser observada por gente del cine y tuvo demasiadas ofertas. El año de 1967 fue un parteaguas en la trayectoria de Sharon Tate, ya que se estrenaron cuatro filmes: El ojo del diablo, No hagan olas, La danza de los vampiros y El valle de las muñecas.

 

Con El ojo del diablo actuó en esta cinta de terror junto a David Niven y Deborah Kerr, actores consagrados, y fue dirigida por J. Lee Thompson, realizador encumbrado por clásicos como Los cañones de Navarone y Cabo de Miedo. En No hagan olas fue actriz de reparto para hacer lucir a los protagonistas en esta comedia, Claudia Cardinale y Tony Curtis.

 

 

Precisamente sus dotes para el género de comedia atrajeron a Roman Polanski para que tuviera un rol estelar en La danza de los vampiros, una historia sarcástica y llena de humor referente al vampirismo. En el set de filmación fue donde ambos se enamoraron e iniciaron su romance. De este proyecto saltó al melodrama de El valle de las muñecas, una cinta menor a comparación de las anteriores.

 

En 1968, con el legendario actor Dean Martin como compañero de casting, apareció en La mansión de los siete placeres. ¡Ojo!, no pierdas de vista este filme porque es el que refiere Tarantino en Once Upon a Time in Hollywood para mostrarnos el lado jovial, sencillo y alegre de Sharon Tate, quien acude a una antigua sala de cine con el fin de verse en pantalla en compañía del público asistente.

 

 

 

Su última actuación fue en la producción italiana 12 + 1 durante 1969. Allí se reivindicó como una actriz con proyección, principalmente en la comedia, un género que le sentó bien para compaginar su talento como intérprete con su belleza física. En este proyecto compartió foro con Orson Welles y Vittorio De Sica, dos leyendas en la historia de la dirección cinematográfica.

 

 

 

 

Con el lanzamiento de Once Upon a Time in Hollywood no solamente se regresa el tiempo para recordar su asesinato a manos de enviados por Charles Manson, sino para valorar la trayectoria de Sharon Tate y su figura dentro de una época de cambio para la Meca del Cine.

 

 

TE PUEDE INTERESAR: Quentin Tarantino reabre el caso Polanski con su historia