Top
ViveUVM / Lifestyle  / Gripe Española: la pandemia más devastadora de la historia
gripe española

Gripe Española: la pandemia más devastadora de la historia

Parece que cada cierto tiempo el mundo está destinado a enfrentarse a ciertas enfermedades que se propagan rápidamente entre la sociedad y que pueden causar pánico y caos durante algún tiempo. El siglo pasado quedó marcado por la gripe española una enfermedad que podría sonarnos muy parecida a lo que vivimos hoy en día.

 

Se piensa que la peste negra es la peor pandemia a la que se ha enfrentado la humanidad, los escandalosos síntomas de este virus han hecho que permanezca en la memoria de todos cómo un evento devastador; sin embargo, no lleva el número uno en las enfermedades que han destrozado sociedades.

 

La verdadera pandemia más devastadora de la historia es en realidad la gripe española, un virus que en un año mató casi al doble de gente que la peste durante todo el siglo XIX.

 

 

¿Qué es la gripe española?

 

 

La gripe española es un virus de Influenza tipo A del subtipo H1N1, algo que seguro te sonará muy conocido pues pertenece a la misma familia de la epidemia que atacó a México hace más de 10 años.

 

Los síntomas característicos de la gripe española son la debilidad, dolor de oídos, pupilas dilatadas, cansancio corporal, diarreas y vómitos ocasionales. Con los días los pacientes desarrollaban neumonía, problemas estomacales, dificultad para respirar, confusión y fiebre.

 

Muchas de las muertes de esta enfermedad se debían a una hemorragia pulmonar aguda masiva o con edema pulmonar que podía presentarse 5 días después de los primeros síntomas. Además, al desarrollarse durante la Primera Guerra Mundial, la falta de antibióticos causó que muchos murieran de una neumonía bacteriana secundaria a la enfermedad.

 

 

La gripe española, devastación en plano siglo XX

 

 

A pesar de lo que su nombre nos llevaría a creer, la gripe española no surgió en España. Aunque no se ha logrado determinar su origen, el primer caso confirmado se encontró en la base militar de Fort Riley en Estados Unidos el 4 de marzo de 1918.

 

Después del primer brote en Estados Unidos se pensó en dejar de enviar tropas a Europa como medida de prevención para controlar el contagio; sin embargo, los altos mandos del ejército lo desestimaron y así fue como la epidemia llegó a Europa. Tan solo unos meses después del primer brote, el 22 de agosto de 1918, ya se había registrado una mutación del virus en Brest, el puerto francés base de las tropas estadounidenses en la Primera Guerra Mundial.

 

La razón por la que terminó con el nombre de gripe española fue porque al no estar en guerra España reportó abiertamente todas las cifras de esta pandemia, cosa que los otros países en guerra no hicieron por temor a darles ventaja a los enemigos. Esta es la razón por la que la mayoría de los registros de la enfermedad se localizan en España.

 

A nuestro país llegó pocas semanas después de lo ocurrido en Fort Riley, México aún vivía los últimos años de la revolución y la inestabilidad era una constante en el país. Esto se traducía en un precario sistema de salud y mucha desinformación, aún así enseguida se comenzaron a ver ciertas medidas para evitar la propagación de “la rara gripe” que se expandía por la república.

 

Antes de encontrar una vacuna, cada país trataba a los pacientes con diferentes métodos, mientras que en España se utilizaba medicamento contra la malaria en México en ocasiones se optaba bicarbonato con ácido acetilsalicílico debido a la falta de antibióticos.

 

 

TE PUEDE INTERESAR: Epidemias históricas que dieron la vuelta al mundo

 

epidemias históricas del mundo

 

En esa época el Departamento de Salubridad mexicano achacó el problema a las grandes cantidades de polvo que traía el viento debido a la tala de árboles,pues creían que el polvo contenía fuertes gérmenes que causaban la gripe. Ante esto mandaron a plantar una gran cortina de árboles en el lago de Texcoco que pudieran impedir el paso de estas bacterias.

 

Además de esto se implementaron medidas como el cierre de la aduana en Laredo y la cancelación de trenes desde el norte del país. Además, prohibieron a la población saludar de beso y el uso de pañuelos de tela para estornudar, tampoco debían tocar el auricular del teléfono con la boca, escupir en la calle o tocarse la cara.

 

Comenzaron a cerrarse los negocios, todas las funciones de teatro y cines quedaron suspendidas y las misas y otras congregaciones fueron prohibidas. Además, comenzaron a popularizarse los cubrebocas de tela para contener la enfermedad y algunas otras medidas de higiene como el lavado de manos.

 

La pandemia tuvo tres oleadas, la segunda es considerada la más mortal, en total la enfermedad rondó por el mundo durante 2 años y desapareció tan súbitamente cómo surgió. Sin embargo, durante estos 2 años de pandemia los muertos debido a esta enfermedad superaron en gran medida a las enfermedades anteriores (como la peste negra).

 

En el mundo se calcula que murieron aproximadamente 50 millones de personas debido a la gripe española y mientras en México fallecieron un poco más de 300 mil personas. A pesar de esta gran cantidad de muertos, debido a las guerras por la que la mayoría de los países afectados atravesaban nunca se le ha dado tanto notoriedad como a otras pandemias como la peste y la cólera.

 

 

A raíz de la gripe española se comenzó el desarrollo de las vacunas contra la influenza y se comenzaron a desarrollar muchos de los protocolos de control de epidemias con los que hoy en día, gracias al coronavirus, estamos muy familiarizados.

 

 

TAMBIÉN LEE:Guía para hipocondriacos, no toda gripe es coronavirus, aprende a diferenciarlos