Top
ViveUVM / Lifestyle  / #BlackLivesMatters: La historia de la lucha contra el racismo en el mundo
lucha contra el racismo

#BlackLivesMatters: La historia de la lucha contra el racismo en el mundo

La muerte de George Floyd, ha desencadenado un fuerte movimiento social que marcará un parteaguas en la historia de la lucha contra el racismo, pero esta no es la primera vez que la sociedad alza la voz en contra de la discriminación por razas y el privilegio blanco.


A lo largo de los años la historia ha sido testigos de grandes batallas a favor de los derechos humanos y aunque pareciera que en el siglo XXI estas situaciones estarían más que superadas, la realidad es que la discriminación por el color de piel sigue vigente.


No hablamos solo de Estados Unidos, en México es un problema tan cotidiano que la mayor parte del tiempo lo pasamos por alto y no llegamos a reconocerlo. Este problema que surgió desde que los españoles instauraron el sistema de castas que dejó a los indígenas y africanos en el último estrato social y todos estos siglos hemos mantenido en nuestro pensamiento colectivo esta herencia de desigualdad.



Los momentos más importantes de la historia de la lucha contra el racismo



Y así como pasa en nuestro país, aún ahora el mundo entero aún vive bajo esta ideología de falsa superioridad que se manifiesta de diferentes formas día a día. Por eso, la lucha contra el racismo inició un nuevo capítulo en el que busca crear cambios tan importantes como lo ha hecho con anterioridad.


Abolición de la esclavitud


Los esclavos que trabajaban en los campos de algodón estadodunidenses eran terriblemente explotados.

Como consecuencia de las conquistas el pueblo europeo y posteriormente sus descendientes mantuvieron por siglos a los pueblos afrodescendientes e indígenas como esclavos durante siglos. Los esclavos carecían de derechos y no había ningún tipo de regulación jurídica que los protegiera.


Las cosas cambiaron y el primer gran momento en la historia de la lucha contra el racismo ocurrió en el siglo XVIII. Con la aparición de la filosofía del liberalismo, que defiende la libertad individual del ser humano, se inició un movimiento abolicionista que pugnaba por la libertad de los esclavos.


De esta forma, durante el siglo XVIII gran parte de los países occidentales comenzaron a decretar la abolición de la esclavitud y a imponer fuertes castigos a quienes continuaran con esta práctica. Sin embargo, a pesar de esto la desigualdad por cuestiones de raza continuó teniendo un papel clave en la sociedad.



Convención sobre la Esclavitud


El tráfico de esclavos durante el siglo XVIII es considerado uno de los más grandes genocidios.

La Convención sobre la Esclavitud marcó uno de los avances más palpables en la lucha en contra del racismo pues este documento establece que todos los países miembros de la Sociedad de Naciones (antecedente directo de la ONU) declaran ilegal la esclavitud y crean un mecanismo internacional para perseguir a quienes la practican.



Este tratado fue firmado el 25 de septiembre de 1926 en Ginebra. Posteriormente con la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se acepta que todos los humanos cuentan con los mismos derechos sin importar raza o color de piel.



SIGUE LEYENDO: Los movimientos estudiantiles más importantes de la historia



Movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos


Martin Luther King es un símbolo de lucha, justicia e igualdad.

A pesar de que la esclavitud había quedado totalmente abolida a inicios del siglo XIX, en la sociedad estadounidense la segregación racial era una norma. Sobre todo en los estados del sur del país.


Los afroamericanos tenían prohibido acudir a los mismos restaurantes, cines, colegios o baños que la comunidad de piel blanca. Para 1955, después del arresto de Rosa Parks por negarse a ceder el asiento en un autobús, Martin Luther King inició una protesta pacífica en Washington en contra de la segregación racial.


Esto desencadenó una fuerte lucha contra el racismo que buscaba brindar acceso total a los derechos civiles y la igualdad ante la ley a las minorías oprimidas.



Resistencia contra el apartheid



Desde que Sudáfrica fue conquistada por los ingleses las injusticias y la opresión contra el pueblo africano fue una constante. A pesar de los tratados firmados por los europeos, la sociedad sudafricana vivía bajo una extrema desigualdad. Aún así nunca fue tan palpable como cuando en 1947 el Partido Nacional ganó las elecciones.


Este partido instauró rápidamente una serie de reglas que buscaban proteger y favorecer al pueblo blanco, que en este país constituía una minoría. Fue así como surgió formalmente el apartheid.


En este sistema, además de las reglas de segregación comunes en las sociedades racistas se le sumó la de dar el derecho al voto exclusivamente a los ciudadanos de raza blanca y la prohibición de matrimonios o cualquier tipo de relación afectiva entre blancos y negros.


Ante estas reglas el Congreso Nacional Africano comenzó un movimiento en contra del apartheid. Este movimiento despegó e incluso opacó al Partido Nacional gracias a la popularidad de Nelson Mandela uno de los líderes del CNA.


Mandela se inspiró en Gandhi para liderar un movimiento pacífico en contra de la segregación racial, hasta que la brutalidad policial durante las manifestaciones llevó a la resistencia a tomar las armas. Nelson Mandela fue acusado de alta traición y capturado por las autoridades por lo que pasó 27 años en prisión. Aún tras las rejas, este activista y político siguió liderando el movimiento y llamó la atención internacional debido a las inconsistencias expuestas de la justicia sudafricana.


En 1973, la ONU declaró que se consideraba el apartheid como un crimen contra la humanidad y la presión internacional sobre Sudáfrica comenzó a crecer. Para 1977, el Consejo de Seguridad de la ONU autorizó un embargo a la exportación de armas hacia Sudáfrica, se le eliminó de cualquier evento internacional cultural o deportivo (como las Olimpiadas) y las inversiones extranjeras comenzaron a disminuir.


En 1990, atormentados por la fuerte presión nacional e internacional se decidió liberar a Mandela y se legalizaron los partidos políticos a favor de la igualdad. De esta forma Mandela se convirtió en el primer presidente sudafricano negro en 1994.




Todas las vidas cuentan y todos los humanos somos iguales sin importar el color de nuestra piel o nuestra ascendencia racial. La lucha contra el racismo ha tenido grandes avances pero aún estamos lejos de eliminar este problema. Ningún país está exento, es necesario que cada uno de nosotros tome conciencia sobre los privilegios de raza que poseemos y cómo estos afectan a otros ciudadanos.



NO TE PIERDAS: Cada acción cuenta, movimientos feministas que han cambiado la historia