Top
ViveUVM / Lifestyle  / Acciones que tomamos los hombres para combatir la violencia de género en México
hombres en el paro nacional 9M

Acciones que tomamos los hombres para combatir la violencia de género en México

¿Qué papel asumimos los hombres en el paro nacional 9M en apoyo a las mujeres? ¿Cómo podemos contribuir para combatir la violencia de género en México? Con pequeñas acciones tenemos la oportunidad de sumar a la generación de soluciones.

 

Desde nuestros hogares, salones de clase y sitios de trabajo, contamos con la posibilidad de poner en práctica conductas que ayuden a erradicar la violencia ejercida hacia las mujeres a partir de los núcleos más próximos y cercanos a nosotros.

 

 

Acciones que podemos efectuar los hombres en el paro nacional 9M

 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

¿Por qué como hombres tenemos que entender que el 9M las mujeres quieren parar? Porque las cifras de la violencia de género son alarmantes: 10 mujeres son asesinadas cada día en México. De las 46.5 millones de mujeres mayores de 15 años, 30.7 millones ha experimentado violencia alguna vez en su vida y 43.9% ha enfrentado agresiones de su esposo o pareja sentimental. Porque las desigualdades en el hogar y en el ámbito laboral son insostenibles. En México el trabajo doméstico no remunerado equivale a una cuarta parte del Producto Interno Bruto (PIB). De cada 100 horas las mujeres destinan 64 al trabajo doméstico y 33 horas al trabajo remunerado; los hombres, por su parte, dedican 76 horas al trabajo remunerado y solamente 24 al hogar. En el mundo 8 de cada 10 puestos de dirección son ocupados por hombres. El Foro Económico Mundial estima que serán necesarios 108 años para alcanzar una paridad salarial entre hombres y mujeres. Porque si no se toman medidas gubernamentales claras y concretas es legítimo y necesario que las mujeres ejerzan su derecho a la libre expresión y manifestación para comprometer a la sociedad en su conjunto, y que actuemos todos de manera solidaria. Se estima que el impacto económico del paro será de 25, 744 millones de pesos. Un paro como este lanza un mensaje claro de que las condiciones de desigualdad y violencia que sufren las mujeres son responsabilidad de diversos sectores, y pone un alto a la invisibilización de sus labores y esfuerzos. . . . . . . . . . #ForReEducation #BuenAliado #demachosaHOMBRES #ParoNacional #Igualdad #NiUnaMenos #Masculinidades #MasculinidadesPositivas

Una publicación compartida de #demachosaHOMBRES (@demachosahombres) el

 

Un día sin ellas obliga de inmediato a valorar la importancia de su presencia en diversos ámbitos de la sociedad. Pero es todavía más importante reflexionar sobre las causas y problemáticas que han motivado un reclamo femenino pacífico a nivel nacional para exigir justicia, seguridad, respeto e igualdad. Feminicidios, delitos sexuales, secuestros, acoso, violencia, misoginia y machismo, son parte de un grave daño que urge atender.

 

En ese sentido, existen maneras de que participemos los hombres en el paro nacional 9M como actores de cambio, integrándonos así de forma positiva a la atención de una emergencia social que requiere de esfuerzos colectivos e individuales desde lo particular hasta lo general. Una de esas maneras es haciéndolo en nuestros entornos y con nosotros mismos.

 

 

Hay que informarnos

 

 

Emitir una opinión o comentario implica una gran responsabilidad. El criterio propio para pronunciarse sobre cualquier tema debe sustentarse con información. Entre más informados estemos, mejor. Si carecemos de argumentos sólidos y nos dejamos llevar por impulsos o sin idea de lo que acontece, lo más recomendable es ser prudente y abstenerse de una expresión que pudiera ser ofensiva, agresiva, errónea.

 

Hagamos valer nuestro derecho a la voz no para denostar las protestas femeninas, no para juzgar sin siquiera conocer a las chicas que se sumaron al paro, no para criticarlas por su exigencia sintiéndonos con autoridad para hacerlo, no para hablar mal de ellas a sus espaldas, no para agredirlas y poner en entredicho su dolor. Hagámoslo para colaborar.

 

Aprovechemos los hombres en el paro nacional 9M para informarnos.

 

 

ESTO PUEDE INTERESARTE: Mujeres que cambiaron la historia del cine

 

 

Seamos empáticos

 

 

A ninguno de nosotros nos gustaría saber que nuestra mamá murió asesinada a manos de un hombre que sigue libre en las calles. Tampoco nos quedaríamos de brazos cruzados al ver que nuestra hermana no ha llegado a casa desde hace dos días cuando salió al colegio. Mucho menos nos sentiríamos tranquilos al no tener pistas de su paradero desde que desapareció meses o años atrás. ¿Te lo imaginas? Simplemente con imaginarlo aterra.

 

Ellas no lo imaginan, son víctimas de esos delitos y de otros en la realidad. Nada nos cuesta sentarnos un ratito para leer o escuchar historias de mujeres que han sufrido lo que no se le desea a ningún ser humano. Tomemos el atrevimiento de abrir nuestros corazones para comprender, respetar y abrazar el dolor de una madre a la que le mataron su hija, o de una chica que bien puede ser tu amiga y le desfiguraron el rostro con ácido por cortar con el ex.

 

Comprendamos su miedo, coraje, fastidio. Realicemos el ejercicio de ponernos en sus zapatos para dimensionar sus emociones, sentimientos y sensaciones ante las agresiones y violencias que sufren o están expuestas todos los días. Los hombres en el paro nacional 9M tenemos la enorme posibilidad de descubrirnos empáticos.

 

 

Dialoguemos para detectar causas

 

 

Aprovechemos los hombres en el paro nacional para conversar entre nosotros respecto a nuestros comportamientos hacia las mujeres. Nada tiene de malo compartir experiencias de las que quizás estemos arrepentidos por haber herido a una novia, a una integrante de la familia o a una compañera, y no hemos tenido el valor suficiente para admitirlo, mucho menos para pedir perdón.

 

A partir de lo que escuchemos unos de otros tomemos conciencia acerca de lo que hacemos y cómo reaccionamos con ellas. Intercambiemos honestidades en aras de corregir conductas que nos acompañado en perjuicio de relacionarnos de manera sana con las mujeres. Ojo, no se trata de solaparnos mutuamente, ni de decir “ya fue, ya pasó”, sino de hallar respuestas que nos permitirán enmendar actitudes con el objetivo de erradicarlas y no repetirlas.

 

Detectemos los hombres en el paro nacional 9M lo que hay que solucionar en nosotros.

 

 

Nuestra relación con ellas

 

 

¿Qué y cómo le contestamos a mamá cuando nos pide un favor? ¿Le contestamos de la misma forma a la chica que nos gusta? Nuestra forma de ser es cambiante, se modifica conforme a la persona con que interactuamos, así como en lo público y en lo privado.

 

Estamos acostumbrados a valorar solamente a mujeres que poseen un lazo afectivo con nosotros, como si las demás no importaran. Por ejemplo, mientras somos caballerosos con nuestra novia, somos patanes cuando le gritamos a la barista de la cafetería porque no sirve la terminal para cobro con tarjeta.

 

A veces creemos que son de nuestra propiedad y desarrollamos celos que solamente demuestran la incapacidad e inseguridad que tenemos para relacionarnos. O hay ocasiones en que nos sentimos jueces para condenarlas por su vestimenta, gustos, estilos de vida. ¿En verdad ganamos algo comportándonos así? Seamos francos: no.

 

 

 

 

Como hombres en el paro nacional 9M vamos a aterrizar en una realidad que obligará a reflexionar sobre lo que sufren las mujeres en el país.

 

Como hombres en el paro nacional 9M viviremos un suceso histórico que puede funcionar para darle un giro al trato que le damos a ellas y replantear nuestras conductas.

 

 

TE RECOMENDAMOS LEER: Si te sientes en peligro, checa las apps para tu seguridad personal