Top
ViveUVM / Lifestyle  / Leyendas urbanas de CDMX que te quitarán el sueño

Leyendas urbanas de CDMX que te quitarán el sueño

Si radicas o andas en plan turista en la Ciudad de México y te intriga saber historias de fantasmas, procura tener corazón de acero para los sustos porque hay muchas. Algunas de ellas han sido vividas por personas que las cuentan con miedo, por ejemplo las leyendas urbanas de CDMX que te compartimos en esta lista.

 

 

Conoce estas leyendas urbanas de CDMX

 

¿Mentiras? ¿Producto de la sugestión? Estas historias han sido heredadas de generación en generación y se mantienen vigentes porque existen varias personas que han sufrido ataques de pánico debido a que han visto con sus propios ojos fenómenos y espíritus como los que leerás a continuación.

 

 

La abuelita de las carreteras

 

leyendas urbanas de CDMX sobre carreteras

 

Transportistas y conductores que utilizan salidas de la ciudad hacia otros estados viajan con temor, y no precisamente porque tenga fallas el tráiler o el automóvil. Resulta que ha habido accidentes viales producto de volantazos o de choferes que sufrieron paro cardiaco repentino.

 

Ya sea hacia Querétaro, Puebla o Morelos, los límites de sus carreteras con la capital causan pavor al caer la noche, horario en que una misteriosa anciana pide aventón. Pobre del que se atreva a ignorarla porque la señora es vengativa y se cobra el favor que le han negado.

 

Un par de kilómetros adelante, el conductor que no se haya detenido a hacerle el favor verá a la anciana volando junto a la ventana del lado del volante. Lo hace reclamándoles que por su culpa llegaría tarde a su propio entierro.

 

 

TE PUEDE INTERESAR: La película que se filmó en zona radioactiva y tuvo consecuencias fatales

 

 

La piedra del diablo

 

 

En el Parque Nacional de Fuentes Brotantes, alcaldía de Tlalpan, se mantiene vigente una de las leyendas urbanas de CDMX que más terror causa. Todo es gracias a una enorme roca que nadie sabe a ciencia cierta cómo llegó a esa zona y por qué nunca nadie ha podido moverla de ahí.

 

Desde principios del siglo XX forma parte del paisaje que rodea lo que fue un enorme río, donde una mujer ahogó a sus tres hijos y después mató a un burro que le dejó como única pertenencia su marido, quien decidió dejarla para casarse con la hija de un rico hacendado, propietario del territorio en que desembocaba la corriente de agua.

 

La mujer hizo un pacto con Satanás ofreciéndole su alma a cambio de recordarle siempre al hacendado, herederos y todo lo que tuviera que ver con el lugar, que nunca iban a dormir tranquilos por el crimen de tres niños inocentes. Quien pasa junto a la piedra por las noches debe cuidarse de no ver a una mujer vestida de blanco y con cabeza de burro.

 

 

Sor Juana viviente

 

leyendas urbanas de CDMX

Foto: Facebook Monumentos de México

 

Lo que puede ser un paseo tranquilo para la selfie y fotos en el Centro Histórico puede convertirse en una de las peores pesadillas. En caso de caminar por el callejón de San Jerónimo se debe pensar dos veces la idea de acercarse a la estatua negra de Sor Juana Inés de la Cruz.

 

Olvídate de detenerte frente a ella. Y si lo haces que sea bajo tu propio riesgo. Por muy quieta que veas la estatua, se mueve. Sí, así como lo lees. Son muchos relatos que existen acerca de personas que hasta se han desmayado porque han atestiguado que truena los dedos e inclina su cabeza.

 

De hecho, el gesto del rostro es de seriedad y enojo, pero si tomas una fotografía notarás al revisarla que su cara se distorsiona y sonríe, o peor aún, sus labios están abiertos en señal de decirte algo. ¿Ves? Mejor ni te busques un infarto con una de las leyendas urbanas de CDMX que son para no dormir.

 

 

El callejón del aguacate

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

I walk this empty street on the boulevard of broken dreams. #mexico #coyoacan #coyoacaneando #callejondelaguacate #gopormex

Una publicación compartida de Alfredo Gonzalez (@alfredo_lsa_10) el

 

En el barrio de Santa Catarina se encuentra este pedacito de calle que no querrás cruzar ni siquiera en tus sueños. Tras la Revolución Mexicana, un militar afectado mentalmente por los estragos de lo que vio en el campo de batalla, se asentó a vivir en este lugar para que nadie lo molestara.

 

Un niño, admirador de los soldados de la época, se acercaba a él para pedirle que jugaran a las guerritas. Sintiéndose molestado en su soledad y agredido en su labor dentro del Ejército, el militar mató al chico en un arranque de ira junto a un árbol de aguacate.

 

Dicho árbol permaneció de pie al más puro estilo de un roble. Pero no lo hizo solo. El fantasma del niño siguió allí y se le puede oír suplicante de que no lo asesine el soldado, o bien pidiéndole a las personas que jueguen con él a las guerritas.

 

 

¿Quieres otra más? Echa ojo a la historia de La Planchada, una de las leyendas urbanas de CDMX que más se cuentan y trata acerca del fantasma de una enfermera que se aparece en el Hospital Juárez por las noches.

 

 

TE RECOMENDAMOS: ¿Qué es la radiación? Los lugares más radioactivos del mundo