Top
ViveUVM / Lifestyle  / Aclaremos los mitos y realidades del SIDA en 2019
mitos y realidades del SIDA

Aclaremos los mitos y realidades del SIDA en 2019

Aunque han pasado años desde que esta enfermedad se detectó, la epidemia no ha parado (aunque sí disminuido). Y aún debemos estar conscientes de aquello que podría ponernos en riesgo de contagiarnos, por ello hemos decidido aclarar algunos mitos y realidades del SIDA que en pleno 2019 seguimos escuchando.

 

Como cada año el 1 de diciembre se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, una enfermedad que conmocionó al mundo en los años 80 y aún hoy es considerada una epidemia.

 

Y aunque esta enfermedad podría parecerte muy lejana, la realidad es que desde el 2018 el 45% de los nuevos infectados son jóvenes entre los 15 y 29 años, por eso es tan importante que entendamos muy bien cómo se transmite este virus y qué implica vivir con él.

 

 

Mitos y realidades del SIDA en el 2019

 

 

Las cosas han cambiado mucho desde que Freddy Mercury descubrió que era 0+ y aún así muchos de los mitos que en su tiempo se creían los seguimos escuchando aún. A eso le debemos aumentar las nuevas creencias falsas que circulan por ahí.

 

Este tipo de malentendidos no solo causan que nos quedemos más vulnerables ante el riesgo de contagio, también llegan a afectar la vida de aquellos que viven con la enfermedad.

 

Terminemos con los mitos y realidades del SIDA es momento de aclarar las cosas y eliminar los prejuicios.

 

 

Mito:

 

El SIDA es una enfermedad erradicada.

 

Realidad:

 

El año más grande en infecciones de VIH fue 1997 con el registro de 2.9 millones de personas infectadas, mientras que en el 2018 fue de 1,7 millones. Esto quiere decir que aunque se ha conseguido reducir más del 40%, aún hay millones de personas en el mundo que año con año se infectan de este virus.

 

 

 

Mito:

 

El VIH y el SIDA son lo mismo.

 

Realidad:

 

Seguro te sorprenderá leer esto en la lista de mitos y realidades del SIDA pero confundir estos términos es un error muy común. Frecuentemente las personas se refieren al SIDA y el VIH como si fueran sinónimos, pero no es así.

 

El VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana) es un virus que debilita al sistema inmunológico, lo que hace que nuestras defensas sean más bajas de lo normal.

 

Si este virus no se controla correctamente puede llegar a transformarse en SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) una enfermedad que minimiza al mínimo las defensas del cuerpo permitiendo que este adquiera infecciones graves.

 

 

Mito:

 

El SIDA solo se contagia por medio de relaciones sexuales.

 

Realidad:

 

El sexo no es la única forma en la que una persona 0+ no controlada podría transmitir el VIH. Si bien la forma más común de contagio es al relaciones sexuales con penetración (anal, vaginal u oral) sin preservativo, esta no es la única forma.

 

Compartir jeringas, agujas o cualquier instrumento cortante que haya estado en contacto con sangre infectada es una fuente de contagio.

 

Por eso es importante que cuando nos realizamos tatuajes o piercings; o acudimos a realizarnos sesiones de acupuntura; o recibir vacunas, nos aseguremos que la aguja y todos los utensilios que se utilicen sean nuevos y hayan sido esterilizados de la manera adecuada.

 

Mito:

 

El sexo oral no implica riesgos de transmisión.

 

Realidad:

 

Aunque el riesgo de transmisión del VIH mediante el sexo oral es muy bajo ciertas circunstancias hacen que la posibilidad esté presente.

 

Por ejemplo, el contacto con los fluidos sexuales (de hombres y mujeres) con padecimientos como encías sangrantes o heridas en la boca pueden aumentar el riesgo de contagio.

 

Mito:

 

Compartir alimentos, ropa, utensilios, etc. con una persona infectada podría contagiarte el virus.

 

 

Realidad:

 

Como habrás notado, uno de los apartados más comunes entre los mitos y realidades del SIDA se encuentra la transmisión.

 

Por un lado tenemos a las personas que no conocen todas las formas en las que este virus puede ser transmitido y por otro están aquellas que creen que cualquier contacto podría contagiarlos.

 

Debemos dejar claro que el virus del VIH no sobrevive mucho tiempo fuera del cuerpo humano.

 

Esto quiere decir que es imposible contagiarse por compartir cubiertos, ropa u otros utensilios, tampoco es cierto que al nadar, hacer ejercicio o compartir baño con alguien infectado puedas contagiarte.

 

La saliva no es un foco de infección para el VIH. Solamente la sangre, el semen, el líquido preseminal, las secreciones rectales, las secreciones vaginales y la leche materna pueden transmitir el virus.

 

Las lágrimas y el sudor (que no estén mezclados con la sangre) de una persona VIH positiva no son infecciosas.

 

Así que no podrías contagiarte por besar, abrazar o tomar de la mano a alguien con el virus (tampoco si estornuda o escupe).

 

 

Mito:

 

Los insectos pueden transmitir SIDA

 

 

Verdad:

 

Los animales no pueden transmitir esta enfermedad por lo que no es posible que una picadura de mosquito o la mordida de una garrapata puede transmitir el virus.

 

 

Mito:

 

El VIH y el SIDA son enfermedades que irremediablemente llevan a la muerte.

 

 

Realidad:

 

Aunque aún no se tiene una cura, gracias a los retrovirales actualmente una persona con VIH puede llegar a ser “indetectable”.

 

Esto quiere decir que el virus se controla a tal grado que ya no representa un riesgo para su salud y se elimina el factor de contagio para otras personas.

 

Según datos de la ONU la mortalidad por el SIDA había disminuido un 33 % desde 2010.

 

 

Mito:

 

El VIH solo lo adquieren las personas con varias parejas sexuales.

 

Realidad:

 

Pon mucha atención a este apartado de los mitos y realidades del SIDA, pues aquí se encuentra uno de los factores que nos vuelve más vulnerables.

 

Gran parte de la población deja de usar protección cuando se encuentra en una relación monógama. Sin embargo, varios factores pueden influir en una posible infección. Las parejas sexuales anteriores a esta relación podrían haber transmitido el virus a alguno de los dos.

 

Y siempre existe la posibilidad de que alguna de las partes mantenga relaciones sexuales sin protección con una persona infectada mientras se encuentre en la relación. Se ha encontrado que el 90% de las mujeres infectadas en los últimos años adquirieron el virus dentro de una relación estable.

 

Es importante el uso del condón aún cuando te encuentres en pareja, no importa cuanto confíes en ella, siempre deberás poner tu salud primero.

 

 

TE PUEDE INTERESAR: Violencia contra la mujer, un tema del que debemos hablar

 

 

 

Mito:

 

Los portadores del VIH enseguida presentan síntomas de la enfermedad por sus bajas defensas.

 

Realidad:

 

Pueden pasar años antes de que una persona infectada comience a presentar algunos síntomas que lo lleven a un diagnóstico.

 

Y aún así, debido a que los síntomas serán relacionados a otras enfermedades puede pasar un largo tiempo antes de tener un diagnóstico correcto.

 

Por ello es indispensable que toda persona activa sexualmente, sin importar su edad u orientación sexual, se realice año con año una prueba de detección de VIH.  En México este examen lo puedes hacer en varias dependencias de forma gratuita y anónima, en esta liga te dejamos más detalles. 

 

 

Ahora que conoces algunos de los mitos y realidades del SIDA en 2019 entenderás porqué es tan importante conmemorar el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, un proyecto que busca terminar con esta epidemia para el 2030 y llevar tratamiento antirretrovírico a todas las personas que ya viven con VIH.

 

Mantenerse informado y protegernos de los factores de riesgo es la clave para evitar terminar con una enfermedad crónica que podría llegar a afectar nuestra calidad de vida. Por eso te invitamos a visitar la página de la ONU SIDA en donde encontrarás más información sobre este virus.

 

 

TAMBIÉN LEE: ¿Leucemia en perros y gatos? Esto es todo lo que tienes que saber