Top
ViveUVM / Lifestyle  / Breviario de Salud mental: Qué es el trastorno bipolar
trastorno bipolar

Breviario de Salud mental: Qué es el trastorno bipolar

Hace algunos días Selena Gómez confesó haber sido diagnosticada con bipolaridad una enfermedad de la que a pesar de que hemos escuchado hablar en varias veces la mayoría de las veces no tenemos muy claro qué es el trastorno bipolar y cómo afecta a quienes lo padecen.

 

Selena no es la única que vive con este padecimiento, personalidades como Jim Carrey, Mariah Carey y Demi Lovato también han confesado ser bipolares. Y si tu todavía crees que la bipolaridad es cuando te ríes y te enojas de un momento a otro será mejor leer esta nota porque hay mucho más detrás de esta enfermedad.

 

 

¿Qué es el trastorno bipolar?

 

 

LAs enfermedades mentales por muchos años tuvieron que mantenerse en secreto por encontrarse bajo un estigma. Hasta hace muy poco se juzgaba y alejaba a las personas que lo padecían y aunque aún hoy hay muchos tabúes alrededor de ellas, ahora por fin se puede hablar sobre estas.

 

Esto ha ayudado a muchas personas que ahora son capaces de expresar sus dificultades encontrar apoyo en quienes los rodean. La parte truculenta de esta situación está en que cuando no se conoce bien acerca del tema muchas veces se llega a minimizar o a confundir la situación. Por eso es muy importante entender bien qué es el trastorno bipolar.

 

Todas la personas hemos tenido cambios de humor bruscos en algún momento y a pesar de que en forma coloquial se suele hacer chistes sobre la bipolaridad por esto tenemos que tener claro que la enfermedad va mucho más allá de los cambios de humor.

 

El trastorno bipolar es una enfermedad crónica que suele presentarse por episodios, durante estos periodos los afectados suelen mostrar diferentes comportamientos sobre los que no tienen control. Anteriormente a esta enfermedad se le consideraba como trastorno maniacodepresivo pues sus episodios suelen estar divididos entre la manía y la depresión, durante los periodos maníacos suelen sentirse extremadamente felices, irritables u optimistas todo llevado al límite y sin tomar en cuenta las limitaciones sociales que nos rigen. Además, aumentan considerablemente las actividades que realizan durante el día y no suelen tomar descansos.

 

 

Por otra parte, en los episodios depresivos se llenan de tristeza, desesperación e indiferencia, limitan o eliminan su contacto social y disminuyen sus actividades hasta quedarse por días encerrados en una habitación oscura. Como te puedes dar cuenta,  el trastorno bipolar no implica cambiar de estado de ánimo de un momento a otro, habla de cambiar el comportamiento (y la personalidad) desde un extremo a otro por un espacio de tiempo considerable.

 

Si esta enfermedad no es tratada de manera adecuada los episodios pueden volverse más y más frecuentes e incluso alargar su duración. Y sin tratamiento uno de los peligros más grandes dentro de los episodios son las tendencias suicidas.

 

SIGUE LEYENDO: Los escalofriantes casos del síndrome de Munchausen por poderes

 

 

Tipos de trastornos bipolares

 

 

Dentro del trastorno bipolar encontramos diferentes tipos que se clasifican de acuerdo a la intensidad de los episodios de depresión y manía.

 

Tipo I: Esta es la forma de trastorno bipolar más intensa. En ella las fases maníacas son tan altas que pueden aparecer delirios y alucinaciones. En las fases depresivas existe tristeza, apatía, lentitud de movimientos, ansiedad, insomnio y pérdida del apetito.

Tipo II: Con menor intensidad pero aún de riesgo es la siguiente fase, aquí se tienen depresiones intensas y fases de euforia moderadas a las que se le conoce como hipomanía, suele caracterizarse por el cambio temperamental o de carácter sin que el paciente se de cuenta.

 

Trastorno ciclotímico: Son síntomas hipomaníacos y depresivos recurrrentes que no son tan intensos como para calificarlos como episodios.

 

 

A pesar de los estudios, no se tiene una razón específica por la cuál las personas sufren de trastorno bipolar, por el momento se ha comprobado que la genética puede ser un factor y que los primeros episodios suelen ser detonados por el exceso de estrés y la falta de descanso. 

 

Hasta ahora el trastorno de bipolaridad no tiene cura; sin embargo, con un buen tratamiento que incluye psicofármacos y terapia las personas bipolares pueden conseguir vivir su vida tranquilamente con los mínimos episodios posibles. Sin embargo, para que esto sea posible, los pacientes deben comprometerse a no suspender el tratamiento (de por vida) y limitar su consumo de alcohol u otras sustancias que alteren el estado mental. Además, de vivir dentro de una rutina estructurada que evite el estrés innecesario.

 

Actualmente un diagnóstico de bipolaridad no tiene porque implicar un cambio radical en la vida de las personas, al contrario, muchas veces esta enfermedad pasa desapercibida en sus inicios y suele causar mucha angustia a quienes la padecen y a sus seres cercanos y al ser diagnosticados pueden recibir la atención necesaria para recuperar su calidad de vida.

 

 

TE PUEDE INTERESAR:Famosos con síndrome de Asperger: el espectro que ha transformado el mundo