Top
ViveUVM / Lifestyle  / Sigmund Freud: ¿Es real lo que nos muestra la serie de Netflix?
quién fue Freud

Sigmund Freud: ¿Es real lo que nos muestra la serie de Netflix?

La nueva serie de Netflix sobre crímenes no resueltos nos ha llevado a recordar una de las figuras de la psicología más importantes de la historia. Porque además de ser un experto resolviendo crímenes, este psicólogo realizó grandes aportes a la medicina, no te quedes solo con lo que cuentan en la serie y descubre quién fue Freud.

 

¿Es real lo que nos muestra la serie Feud de Netflix? En la serie podemos ver al famoso psicoanalista convertirse en una especie de Sherlock Holmes y resolver crímenes con la ayuda de sus conocimientos del psicoanálisis y aunque podría sorprenderte esto no está tan alejado de la verdad.

 

 

¿Quién fue Freud en realidad?

 

 

Sigmund Freud es el padre del psicoanálisis, sus estudios acerca del desarrollo de la mente humana fueron los pilares de varias disciplinas (entre ellas la criminología). Pero la historia de quién fue Freud no empieza aquí.

 

Freud nació el 6 de mayo de 1856 en República Checa pero cuando tenía 17 años su familia se mudó a Viena. En Viena Freud estudió medicina y empezó a interesarse por la neurología, después de graduarse empezó a trabajar como investigador médico en el Hospital General de Viena y sí, tal como lo cuenta la serie, inició sus investigaciones en el campo de la hipnosis; sin embargo, nunca se dedicó a resolver crímenes con ayuda de esto.

 

Otra gran verdad que muestra la serie sobre quién fue Freud es la adicción a la cocaína, pero antes de que comiences a pensar en este doctor como un adicto común y corriente te explicaremos un poco más. En aquellos tiempos la cocaína era considerada una sustancia medicinal, se creía que esta droga era capaz de curar el asma, las migrañas y hasta ayudar a los pacientes con desórdenes mentales y se desconocía por completo sus efectos adversos para la salud.

 

 

TE RECOMENDAMOS: La historia de Sybil y sus 16 personalidades

 

 

Freud estaba tan seguro de las propiedades de la cocaína que incluso publicó una obra titulada Über Coca (Sobre la coca). Según cuentan las malas lenguas durante este tiempo Freud trató de curar a un amigo cercano de su adicción a la morfina con coca, pero las cosas no salieron bien y el paciente terminó muriendo.

 

Tras dos años trabajando en el Hospital General, Freud abrió su propia consulta en donde comenzó la investigación que lo llevaría la psicoanálisis, el aporte por el que todos se preguntan en algún momento quién fue Freud. En este período Freud comenzó a tratar las neurosis desde un punto de vista psiquiátrico y no físico, el psicoanalista dedujo que los padecimientos como la histeria se debían a causas mentales y no a una falla del organismo.

 

 

De esta forma utilizó el método catártico, creado por su amigo Joseph Breuer, en el que a través de la hipnosis llevan a los pacientes hacia su trauma más doloroso para permitirles hablar libremente de ello. Este tratamiento llevó a Freud a crear una de sus grandes terapias la “asociación libre” en la que un paciente, durante varias sesiones, expresará a su doctor todas sus ocurrencias, no importa si son ideas, imágenes, emociones, pensamientos, recuerdos o sentimientos.

 

Estas deben ser mencionadas tal cual como se le presentan y sin intentar agregarle un discurso lógico. La idea de Freud era que al suprimir la selección voluntaria de contenidos el paciente estará eliminando la segunda barrera defensiva que según las teorías de Freud se encuentra entre el consciente y el preconsciente.

 

La “asociación libre” no solo se convirtió en un pilar del psicoanálisis, también inspiró a distintos campos. Actualmente suele ser utilizada en las pruebas psicométricas de la selección laboral o en las “lluvias de ideas” de los equipos creativos.

 

Pero los aportes de Sigmund Freud no pararon aquí. En 1899 publicó La interpretación de los sueños, la primera obra propia del psicoanálisis. La teoría de esta obra es que todos los traumas que desestabilizan la mente surgen en la infancia y propuso que para tratarlos los mejores métodos eran la interpretación de los sueños y la técnica de asociación libre.

 

Sus teorías causaron un gran revuelo y gran parte de la comunidad científica de la época no lo apoyó, aún así consiguió formar un gran número de adeptos con los que poco a poco formó la Asociación Psicoanalítica Vienesa que con el tiempo llevó las teorías del psicoanálisis a todo el mundo, hasta convertirse en la teoría más influyente del siglo XX.

 

 

TAMBIÉN LEE: El perfil psicológico de Ted Bundy, un viaje a sus motivaciones más oscuras

 

 

 

Quién fue Freud: El super Yo y Freud

 

 

Para saber quién es Freud debes entender que sus aportes no se limitan a la medicina. Una de las grandes razones por las que este psiquiatra ha pasado a la historia es porque cambió por completo la forma en la que se concebía el hombre. Incluso sus más grandes detractores llegaron a aceptar este cambio.

 

En lugar de pensar en la mente como un todo Freud dividió el pensamiento humano en tres: Ello, yo y superyó.

 

El “Ello” es la parte más primitiva de nuestra psique, es lo que te lleva a mantener tus necesidades básicas cubiertas a pesar de todo, busca el placer instantáneo y no piensa en las consecuencias. Según Freud es la parte de nuestra mente que más reprimimos para poder mantenernos bajo las reglas sociales.

 

En el “Superyó” encontramos las reglas morales y éticas transmitidas por la sociedad. Esta parte de la psique es la que no hace sentir culpa y arrepentimiento cuando salimos de las normas establecidas. El “Superyó” es aquella vocecita que reprocha y limita nuestras acciones.

 

La teoría de Freud explica que el “Ello” y el “Superyó” están en constante lucha pues los dos se dirigen a caminos contrarios. Como intermediario tenemos al “Yo”, el punto medio entre lo que la sociedad espera de nosotros y lo que querríamos hacer, el “Yo” busca obtener las necesidades básicas del “Ello” dentro de las reglas establecidas que rigen al “Superyó”.

 

 

Estas divisiones estaban distribuidas en su teoría del aparato psíquico que se divide en tres niveles: la conciencia, la preconciencia y la inconsciencia.

 

La conciencia es aquello de lo que el humano tiene pleno conocimiento. Aquí encontramos al “Yo” y al “Superyó”. La preconciencia es aquello de lo que no está al tanto sin embargo puede llegar a la conciencia, como los recuerdos.

 

Y por último tenemos al inconsciente, a esta parte del aparato psíquico el paciente solo puede llegar por medio de la terapia. Aquí se encuentran los deseos y sentimientos más reprimidos por el sujeto y es el hogar del “Ello”. En muchas ocasiones el “Superyó” también llega afectar el inconsciente ya que el sujeto no siempre tiene conocimiento de todos los valores morales que lo reprimen.

 

Los aportes de Freud a la sociedad fueron muchos y aunque en ningún momento trabajó como detective resolviendo casos de asesinatos, sus teorías sirvieron como base en la criminología actual. Todavía hoy muchas de las teorías de Freud siguen siendo fuertemente discutidas, e incluso se ha considerado al psicoanálisis como un estudio fuera de la ciencia por su falta de pruebas sólidas.

 

Pero ahora que sabes quién fue Freud podrás formar tu propia opinión sobre esto, mientras tanto puedes seguir disfrutando de la nueva serie de Netflix.

 

 

TE PUEDE INTERESAR: ¿Por qué es tan perturbador el Joker de Phoenix? Este perfil psicológico nos lo dice