Top
ViveUVM / Lifestyle  / La verdadera historia de Hannibal Lecter, el asesino que inspiró la leyenda
historia de Hannibal Lecter

La verdadera historia de Hannibal Lecter, el asesino que inspiró la leyenda

A pesar de que podría parecer una horrible ficción, existió un asesino muy parecido al que vimos en la pantalla. En esta nota vamos a adentrarnos en la verdadera historia de Hannibal Lecter, el famoso asesino caníbal que desde hace años se ha convertido en un ícono de la pantalla.



El silencio de los inocentes cambió la imagen que tenía el mundo de los asesinos. La elegancia, inteligencia y crueldad de Hannibal Lecter marcó un antes y un después en la cinematografía y en el imaginario popular. Nadie se imaginaba que estas características habían sido inspiradas en un criminal mexicano.




La verdadera historia de Hannibal Lecter: Doctor Salazar


Cuando en 1981 se publicó por primera vez la novela El dragón rojo, poco se imaginaba Thomas Harris que acababa de crear a un personaje icónico. La popularidad de esta novela lo impulsó a continuar con esta historia y unos años después comenzó la producción de su adaptación cinematográfica.


Durante todo este tiempo, Thomas Harris se había negado a interactuar con la prensa e incluso declinó el ofrecimiento de apoyar en el guión de la película. Fue hasta después del estreno de la cinta, y su premiación con nada menos que 5 Oscars, que el escritor confesó la verdadera historia de Hannibal Lecter en el prólogo de la nueva edición de The Silence of the Lambs.


Harris cuenta que, mucho antes de comenzar a escribir la novela, tuvo la oportunidad de entrevistar al médico Alfredo Balli Treviño, también conocido como “Dr. Salazar”, quien cumplia una condena de 20 años en una prisión de Monterrey.



En 1959, Alfredo Ballí Treviño era un médico amado por la comunidad de Monterrey, los vecinos de la calle de su consultorio comentaron que se trataba de un hombre confiable. Un médico profesional y caritativo que no dudaba en regalar medicamento cuando sus pacientes lo requerían.


Según se ha investigado el “Dr. Salazar” mantenía una relación amorosa con un estudiante de medicina llamado Jesús Rangel. Meses después de comenzar su relación, Rangel le pidió a Balli un préstamo, de una fuerte cantidad de dinero, que se convirtió en la principal causa de sus peleas.


Tras un largo tiempo sin recibir de regreso el préstamo, Balli comenzó a volverse violento hasta que un día golpeó a su pareja en la cabeza para noquearlo y le inyectó una pequeña dosis de pentotal sódico, droga utilizada para sedar a los pacientes, y tras verlo desmayado lo llevó al baño en donde con ayuda del bisturí lo degolló y descuartizó, en una escena digna de El silencio de los inocentes.



NO DEJES DE LEER: La verdadera historia de Pennywise: Pogo, el payaso asesino

historia de Hannibal Lecter


Balli guardó los restos en una caja y la enterró en un terreno baldío. Nadie hubiera podido pensar en el “Dr. Salazar” como el culpable de la muerte de Rangel de no haber sido porque para enterrarlo visitó la casa de la tía de este para pedirle prestada una pala.


Al enterarse de la desaparición de su sobrino, la tía de Rangel denunció a la policía este hecho y en seguida capturaron a Alfredo Balli como el principal sospechoso. Después de ser detenido, Ballí no tuvo ningún problema en aceptar su crimen, al contrario, se jactó de este en diversas ocasiones y alabó su capacidad para poder separar un cuerpo humano sin tener que romper un solo hueso.


 historia de Hannibal Lecte

Ante la falta de remordimiento fue condenado a pena de muerte; sin embargo, la abolición de este procedimiento en el país hizo que se quedara preso en el Penal del Topo Chico. Pero esto solo es una parte tras la verdadera historia de Hannibal Lecter.


En 1963, cuando Ballí ya tenía 3 años preso, fue testigo del intento de fuga del prisionero Dykes Askew Simmons, un asesino estadounidense que estaba por ser deportado. Durante el intento de escape, Simmons recibió varios disparos y Ballí fue el encargado de auxiliarlo gracias a sus habilidades médicas.


Unos días después, Thomas Harris llegó al penal para entrevistar a Simmons y quien fue el encargado de llevarlo hasta su camilla fue nada menos que Ballí. En los pocos minutos que tuvieron antes de llegar a su destino, el “Dr. Salazar” entabló una profunda conversación con el escritor en donde le mencionó su franco interés por los motivos tras los crímenes de Simmons y comenzó a realizar un detallado perfil psicológico del preso.


Harris llegó a pensar que era un médico que trabajaba ahí. Al comentarlo, Ballí tranquilamente le aclaró que se encontraba en el lugar purgando una condena de asesinato y, sin cambiar su estado de ánimo, le relató la forma en la que mató a su compañero. El escritor se asombró por la tranquilidad y elegancia con la que actuaba y hablaba de temas tan escabrosos.


Tras su entrevista, Harris pidió autorización para seguir charlando con Alfredo Ballí. Con más tiempo de por medio, Ballí comenzó a cuestionar la inocencia de las víctimas y habló del placer que las mentes como las de Simmons obtienen de la naturaleza del tormento y del sufrimiento de sus víctimas.


Poco a poco comenzó a realizar juegos mentales en los que cuestionaba la moralidad y la definición del bien y del mal y mientras él hablaba, Harris comenzaba a darle forma al doctor Lecter.


Mientras Harris comenzaba publicaba su novela y esta ganaba popularidad, Ballí desconocía que había servido de inspiración para la creación de un personaje de ficción. En 1981, fue liberado de prisión y retomó su carrera médica colocando un consultorio en una famosa calle de Monterrey y vivió ahí hasta que murió en 2009.



Aunque Ballí no fue un multiasesino y jamás comió a sus víctimas el origen tras la verdadera historia de Hannibal Lecter es claro. A pesar de contar con todos los elementos para salir impune de su crimen su necesidad de hablar sobre ello y regocijarse en él,hizo que planeara pedir una pala a una de las pocas personas que lo podría haber señalado como culpable.


Además, a pesar de no especializarse en psiquiatría su inminente interés por la mente criminal nos recuerda al asesino que tanto impactó en la historia del cine.



TE PUEDE INTERESAR:  ¡Qué miedo! Asesinos seriales desconocidos que causaron terror como Ted Bundy