Top
ViveUVM / Lifestyle  / El tráfico y venta ilegal de animales pueden ser las causas de nuevos virus en humanos
virus por tráfico de animales

El tráfico y venta ilegal de animales pueden ser las causas de nuevos virus en humanos

La cultura en Asia por el consumo de fauna exótica sentó precedentes con dos epidemias: el SARS, por ingesta de un extraño felino llamado civeta de las palmeras, y el MERS, como consecuencia de comer carne de camello. En ambos casos se manejó la versión de que el origen de contagio fue mediante murciélagos. Nuevos virus por tráfico de animales podrían crearse por ese motivo.

 

 

Más virus por tráfico de animales, ¿las epidemias que siguen?

 

 

Lejos de la ficción y cerca de la realidad es la probabilidad de que surjan más epidemias por el consumo de especies pertenecientes al reino animal. El último caso relacionado al tema ocurrió en Wuhan, ciudad china donde su mercado local se caracteriza por la venta de carne exótica, alimento que pudo detonar el coronavirus. Informaciones indican que murciélagos fueron los portadores del virus.

 

Previamente, en 2002, China se vio afectada por la propagación del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS), expandiéndose a Hong Kong y Vietnam. El inicio de la epidemia fue en la localidad de Yunán. Allí la población empezó a comer civeta de las palmeras, un raro gato que transmitió la enfermedad tras haber sido infectado por murciélago.

 

Situación similar sucedió en 2012 con el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS), pero en camellos, cuya raíz fue en Arabia Saudí, país del que dos ciudadanos estadounidenses fueron contagiados, sin embargo, solamente murieron las víctimas de sangre asiáticas infectadas.

 

 

ECHA UN VISTAZO A: ¿Mi perro puede contagiarse de coronavirus?

 

 

Urge frenar venta ilegal

 

 

Estudios científicos efectuados por especialistas chinos para detectar la causa principal del coronavirus han arrojado que el virus se transmite de animal a animal y luego de animal a ser humano. En este sentido, detallaron que el Covid-19 pasó de un murciélago a un pangolín, posible intermediario. Se trata de un tipo de armadillo traficado en el mercado negro del que se consumen escamas, carne, huesos y órganos.

 

Lo anterior ha alertado de platillos excéntricos que se venden como lujosos en restaurantes, pero la materia prima (la carne) se oferta en establecimientos populares. Cobra frita, pata de oso estofada, hueso de tigre para condimentar bebidas y serpientes venenosas secas como medicamento para la artritis, son variedades que se ofertan.

 

 

Aparte de acelerar su extinción, cazadores, vendedores y consumidores de estas especies participan de forma negativa en la pronta aparición de posibles virus por tráfico de animales. A esto hay que sumarle que la cruza de distintos ejemplares y cambios de hábitat incrementan los factores de riesgo por contracción viral.

 

Peter Li, investigador de la Universidad de Houston y especialista en políticas internas de China, ha señalado que la venta de animales silvestres como alimento ha derivado en una crisis sanitaria por culpa de comerciantes que cuentan con clientela sin conciencia. Por ello pide medidas para erradicar esa práctica.

 

 

 

Los virus por tráfico de animales podrían proliferar si no se lucha de lleno contra el mercado negro dedicado a la venta ilegal de especies. Gobiernos tendrán que atender esta problemática tanto como medida de salubridad como de legalidad para el respeto a la fauna. Organismos como World Wide Fund for Nature (WWF) promueven iniciativas para frenar el uso no sostenible de animalitos en peligro de extinción.

 

 

QUE NO SE TE PASE: Medidas contra el coronavirus que podemos tomar como generación