Top
ViveUVM / Vive  / ¡Orgullo Lince! Kenya Díaz, la bailarina que nos representará en Londres
Bailarina Kenya Díaz

¡Orgullo Lince! Kenya Díaz, la bailarina que nos representará en Londres

Nadie puede negar que el talento recorre los pasillos de nuestra universidad y la muestra de ello es la bailarina Kenya Díaz, una estudiante de UVM Campus Lomas Verdes que está lista para poner el nombre de México en alto en la prestigiosa Margot Fonteyn International Ballet Competition.

 

Su historia con el baile fue marcada por el destino, cuando su hermana mayor, Frida, cumplio 5 años comenzó a tomar clases de ballet, en un intento de sus padres por agotar la energía de su activa hija. No era la primera actividad que intentaban pero de alguna forma fue la que capturó la atención de la pequeña Frida y continuó con sus lecciones. Esto dio pie a que años después Kenya comenzará a tomar lecciones junto con su hermana.

 

En ese momento Kenya tan solo contaba con 2 años, la mayoría de las bailarinas comienzan su aprendizaje hasta los 3, pero la joven parecía lista para comenzar y los profesores no pusieron reparo en su ingreso. Así comenzó la historia.

 

 

La bailarina Kenya Díaz, una lince en Londres

 

 

Gracias a su esfuerzo y talento, Kenya comenzó sus certificaciones en la Royal Academy of Dance la organización más influyente en la educación y formación de la danza en el mundo. Este año, nuestra Lince presentó el examen de danza clásica Advanced 2, uno de los exámenes más complicados del gremio.

 

Acreditar el examen de la Royal Academy of Dance podría sonar fácil pero la realidad está muy alejada de eso. Esta academia fue creada por cinco de las figuras más importantes del mundo de la danza en el siglo XX y busca preservar la técnica fundamental del danza. Durante la prueba los profesores califican cada uno de tus movimientos, la técnica con la que los realizas y hasta las expresiones faciales.

 

Kenya salió triunfante en esta prueba y con ello se abrió paso para lograr participar en la Margot Fonteyn International Ballet Competition, un logro que muy pocos mexicanos han conseguido.

 

Esta competencia es una de las más importantes del mundo del ballet (probablemente la más prestigiosa) pues en ella los participantes tienen la oportunidad única de trabajar con reconocidos coreógrafos que los guiarán a través de los 10 días de certamen. Por ello solo son seleccionados los mejores artistas de la la Royal Academy of Dance, entre ellos nuestra compañera.

 

 

TE PUEDE INTERESAR: Los participantes de baile en Interlinces Culturales brillan por su talento

 

 

 

 

La Margot Fonteyn International Ballet Competition es un paso muy importante en la carrera de cualquier bailarín pues desde hace años los ganadores han sido reclutados por las compañías de ballet más reconocidas del planeta.

 

Para conseguirlo Kenya Díaz tendrá que presentarse este 27 de agosto en Londres, en donde, junto a los demás participantes, comenzará un entrenamiento de 5 días antes de presentarse en las semifinales el 2 y 3 de septiembre. La gran final se realizará en el escenario principal del Royal Opera House el 5 de septiembre.

 

Con el objetivo de estar presente en este emocionante final, Kenya está entrenando aproximadamente 6 horas diarias, incluyendo fines de semana, en la Academia Danzarte Satélite bajo la dirección de la maestra Andrea Vaca Pérez y complementa su formación con clases de barra y fuerza. Además, por supuesto, de mantenerse al día con sus trabajos y tareas escolares.

 

Aunque nuestra Lince comenzó un largo camino de entrenamiento en ballet pero eso no la ha dejado fuera de otros estilos. Durante los cursos de verano de UVM Kenya ha tenido la oportunidad de acercarse a nuevos géneros, como el jazz. Este hoy forma parte de su día a día ya que es un miembro activo del equipo de jazz de Lomas Verdes, grupo ganador en los Interlinces 2019.

 

Pero esto solo es el inicio, estamos seguros que la carrera de Kenya Díaz llegará mucho más lejos y a donde vaya siempre llenará de orgullo a nuestra universidad. ¡Vamos, Kenya!

 

 

SIGUE LEYENDO: Danza árabe, un arte milenario en nuestras aulas