Top
ViveUVM / Vive  / Los participantes de baile en Interlinces Culturales brillan por su talento
palka y baile en Interlinces culturales

Los participantes de baile en Interlinces Culturales brillan por su talento

Así como el deporte es estímulo para mejorar en la escuela, la cultura y las artes también lo son. Con la demostración de baile en Interlinces Culturales pudo apreciarse que los Linces UVM encuentran en el movimiento rítmico del cuerpo una sana manera de relajarse y de incentivar sus deseos de trascender como estudiantes.

 

 

El baile en Interlinces Culturales: alegría y disciplina

 

 

Además de vencer el pánico escénico, pararse en un escenario para bailar trae consigo todo un proceso de aprendizaje detrás que va más allá de sensaciones corpóreas. Los chicos lucen sueltos, alegres y con ánimo de convertirse en buenos profesionistas más adelante.

 

 

Sentir la música y moverse, un apoyo emocional

 

Luego de que las linces intérpretes del baile regional perteneciente a la huasteca potosina generarán desbordada emoción en el público, los alumnos de campus Saltillo se presentaron con una polka que se robó los aplausos de la gente por el dinamismo en la coreografía, que respetó lo tradicional pero le añadió más agilidad.

 

Así, la idea de promover y practicar baile regional o danza folclórica lleva consigo un sentido de identidad y pertenencia que contribuye en los alumnos para que no pierdan en el camino la importancia de saber de dónde vienen y hacia dónde van orgullosos de sus raíces.

 

 

“En el baile tenemos una frase bien marcada: ‘El bailarín es un ser dotado por el dedo de Dios’. Quien nace para expresarse a través del cuerpo en movimiento es alguien que desarrolla sus capacidades en todos los sentidos”, comenta Rosa Luz Díaz Aguilar, maestra de baile folclórico de campus Saltillo.

 

Y las desarrolla compaginándolas con la escuela sin ocultar el valor de su lugar de origen, o de la región que les permite soñar o construir a partir del arte. “Para esta pieza,el acordeón es el que habla  y encamina a los chicos, porque en el norte, el acordeón es el corazón, es el sonido que te hace seguir y seguir”, añade la maestra Díaz.

 

 

TAMBIÉN LEE: Teatro en Interlinces Culturales, la violencia de género

 

 

 

Junto al bajo sexto y la redova, el acordeón transforma la música identificada como norteña en un incentivo para estudiar. En campus Saltillo se les hace apreciar a los chicos bailarines que un buen artista es también un buen alumno, no solamente porque se rige con excelencia y disciplina de ensayos.

 

“Sus calificaciones en la escuela son fundamentales. Si van bien con sus materias, en el escenario van bien, y viceversa. Bailar les da la posibilidad de soltar estrés por exámenes o trabajos. Al revés también funciona, se hacen disciplinados y responsables de cada acción que lleven a cabo”, puntualiza Díaz Aguilar.

 

Así como la participación de campus Saltillo, otros campus hablaron mediante el cuerpo y la música durante la competencia de baile en Interlinces Culturales, especialmente con lo regional, sin embargo, el acordeón provocó aplausos al por mayor.

 

 

SIGUE LEYENDO: Danza árabe, un arte milenario en nuestras aulas