Top
ViveUVM / Vive  / Así es como la fotografía submarina está cambiando nuestra historia
fotografía submarina

Así es como la fotografía submarina está cambiando nuestra historia

Recientemente un equipo de investigadores nacionales en arqueología subacuática se convirtió en noticia internacional por una expedición que se aproxima al hallazgo de los restos de los barcos de Hernán Cortés. Un miembro del crew es Alberto Soto, responsable de la fotografía submarina en el proyecto y que habla de su experiencia para Vive UVM.

 

 

La fotografía submarina

 

El objetivo de esta especialidad va más allá de capturar bellas imágenes debajo del mar. Conlleva responsabilidades como documentar el trabajo que se lleva a cabo en las profundidades y contribuir en las labores de rastreo de vestigios. Su funcionalidad también aplica para búsquedas arqueológicas en ríos, lagos y lagunas.

 

 

¿Qué es la arqueología subacuática?

 

 

Fotógrafo y realizador de la subdirección de arqueología subacuática del INAH, Alberto Soto la define como la rama encargada de investigar de manera técnica los vestigios que yacen bajo el agua. En este sentido aclara que no se trata de una ciencia que tiene la finalidad de buscar tesoros.

 

“Por desinformación o por lo que ven en películas, muchas personas creen que quienes nos dedicamos a esto es para encontrar cofres de piratas con joyas y oro en su interior. La realidad es que no es así. Procuramos descifrar la historia a partir de un amplio mapa de elementos”, matiza.

 

Entre esos elementos, menciona los siguientes vestigios:

 

  • Rituales prehispánicos
  • Fauna prehistórica
  • Restos humanos
  • Embarcaciones

 

De igual forma puntualiza que el espacio acuático comprende todas las aguas del territorio mexicano, no solamente mares y océanos. “Por ejemplo, en la laguna de la Media Luna, en San Luis Potosí, buscamos vasijas que nos guíen a conocer cómo eran las ofrendas prehispánicas”.

 

 

TE SUGERIMOS LEER: Los 6 tipos de fotografía en que te puedes especializar

 

 

¿Cómo llegar a la fotografía submarina arqueológica?

 

 

Egresado de la facultad de Artes y Diseño de la UNAM, con el título de diseñador y comunicador visual, Alberto Soto se desenvolvió a nivel profesional en el ámbito editorial periodístico en diarios deportivos como La Afición y Récord. Tenía el trabajo ideal, ya que combinaba dos de sus intereses: medios de comunicación y deporte, especialmente futbol.

 

De repente recibió una inesperada invitación para integrarse a la digitalización de la colección de imágenes perteneciente al Museo Nacional de Antropología e Historia, institución donde hizo su servicio social y dejó buena impresión por sus aptitudes y conocimientos. “No lo dudé, acepté, porque además había oportunidad de practicar foto”, comenta.

 

Además de digitalizar con técnicas de reconstrucción tridimensional, se introdujo al uso de su cámara con fotografía arqueológica y etnográfica, lo que motivó a que fuera considerado para sumarse al área de fotografía submarina con la finalidad de que se encargara de la fotogrametría en expediciones.

 

“La fotogrametría, en un lenguaje que se entienda, es escanear con la cámara los objetos sumergidos en las profundidades para estudiar medidas y formas. Todas las imágenes capturadas se descargan y se meten a un software que les da un modelo tridimensional para analizar las piezas”, señala.

 

Buceo

 

 

Es fundamental no tenerle miedo al agua. Por básico que se lea es vital, ya que hay personas que pueden sentir temor o pánico en las profundidades. En caso no tener ese pavor, y se quiere trabajar fotografía submarina, es primordial contar con certificado para ser buzo.

 

“Hay cursos en varios lugares de México. Van desde recreativos hasta máster. En mi caso tuve que tomar los de nivel profesional. En lo particular decidí ir a Banco Chinchorro, en Quintana Roo, para certificarme dentro del rubro de buceo con comunicación visual”, subraya Alberto Soto.

 

Entre las certificaciones que se expiden a buzos, se pueden citar tres: Open water driver (aguas abiertas a 18 metros), profundo (30 metros) y técnico (descenso mayor a 30 metros).

 

 

Una opción para distintas especialidades

 

 

En México no existe como tal la carrera universitaria de arqueología subacuática, sin embargo, se conforma con profesionales de diversas áreas de estudio. Por ejemplo, de las licenciaturas que compaginan para que sea posible su desarrollo están Comunicación, Historia y Arqueología. Disciplinas audiovisuales como diseño, realización y documental igualmente encajan a la perfección.

 

 

 

¿Cómo empezar con fotografía submarina?

 

fotografía submarina en México

 

A los jóvenes estudiantes que tengan interés por retratar aquello que hay debajo del mar, Alberto Soto les sugiere iniciar con una cámara Go Pro para foguearse en el registro de imágenes. La idea es jugar, divertirse y sorprenderse con lo que los ojos son capaces de apreciar.

 

En caso de querer ir un poco más lejos, ya en rangos de fotógrafo, la recomendación es una cámara reflex (Nikon, Canon, Sony) con housing (armazón). En este sentido no es necesario preocuparse por adquirir lentes especiales, porque lo primordial es practicar con lo básico.

 

Salvo que haya una atracción mayor y se cuente con capital, una luz subacuática ayuda bastante a las fotos. ¿Por qué? Porque hay un fenómeno conocido como absorción de color que reduce los índices de amarillos, rojos y naranjas, magentas, azules, conforme se desciende o con base en las características del lugar.

 

¡Y por supuesto bucear! La recomendación es un curso de buceo recreativo para perderle miedo al agua, generar confianza en ti mismo, soltar el cuerpo e iniciar a detectar lo que te rodea en las profundidades. Este curso puede tomarse en lagunas o ríos, e incluso en espacios con albercas de grandes dimensiones.

 

Para sacarle provecho a las situaciones, una propuesta es que en tus próximas vacaciones a destinos turísticos con playas ubiques y cotices desde antes cursos que se ajusten a tu bolsillo o al tiempo que tengas contemplado.

 

 

fotografía submarina en playas mexicanas

 

 

A 500 años de que Hernán Cortés se deshizo de sus naves, hundiéndolas y no quemándolas, Alberto Soto manifiesta estar orgulloso de pertenecer a una expedición que escribirá un nuevo episodio en la historia de México, dado que se tendrá prueba fehaciente del inicio de la Conquista.

 

 

Por último, el fotógrafo y realizador de la subdirección de arqueología subacuática del INAH adelanta a Vive UVM que junto a la Secretaría de Marina ya se trabaja en la búsqueda del Cañonero Tampico, hundido en 1914 en Topolobampo, Sinaloa, en el marco de la batalla aeronaval de la Revolución Mexicana.

 

 

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¡Cuidado! No cometas estos errores como fotógrafo