Top
ViveUVM / Vive  / ¡Toma nota! Tu lomito puede ser de raza propensa al mastocitoma canino
mastocitoma canino

¡Toma nota! Tu lomito puede ser de raza propensa al mastocitoma canino

Antes que cualquier otra cosa, respira. Para nada se trata de preocuparte ni angustiarte, pero no está de más que tengas conocimiento de una enfermedad que preocupa y ocupa a la oncología veterinaria porque afecta con agresividad a ciertas razas de perros. Se trata del mastocitoma canino y tu lomito puede llegar a padecerlo.

 

 

¿Qué es el mastocitoma canino?

 

Es un tumor cutáneo que de no atenderse a la brevedad puede derivar en cáncer y es potencialmente maligno. Aparece en perros de cualquier edad y afecta a hembras y machos. Suele localizarse en tronco, cabeza y miembros, no obstante, hay casos donde se expande a órganos internos como hígado, bazo e intestinos.

 

A nivel palpable, lo detectas si ves que tu perrhijo tiene nódulos pequeños, úlceras o se le cae el pelaje. A nivel interno es más difícil su detección, por lo que se requiere de una exploración como la hepatomegalia (tocamiento del abdomen e hígado para valorar si está inflamado), o ultrasonido en caso avanzado para descartar metástasis y filtración en médula ósea.

 

 

TE SUGERIMOS: ¿Qué es la electroquimioterapia en perros? 

 

 

Razas vulnerables

 

mastocitoma canino en labrador golden

 

Durante el 3er. Congreso Internacional de Especialidades en el Hospital Veterinario UVM, la médico veterinaria Aline Zoppa, titular de cirugía en la Universidad Anhembi Morumbi de Brasil, comentó que es el labrador golden el perro con más posibilidades de adquirir el mastocitoma canino. Detrás de él hay otros que presentan esta enfermedad con frecuencia.

 

 

Boxer

 

mastocitoma canino en boxer

 

A este lindo ejemplar con cara chata de pocos amigos, pero de alma bastante noble, le puede brotar el tumor. Tiene un punto a su favor si es que le llega a aparecer: su pelo. Al tener melena corta y lisa es fácil observar cualquier anomalía que encuentres en su cuerpo.

 

 

Schnauzer

 

mastocitoma canino en schnauzer

 

Este peludito pequeñín te puede costar trabajo en la inspección. ¿El motivo? Tiene pelo para dar y regalar. Por muy bien que conozcas a tu mascota, aplica una exhaustiva revisión, especialmente en sus patitas, ya que en su caso son articulaciones demasiado cubiertas de pelaje.

 

 

Pitbull

 

mastocitoma canino en pitbull

 

Al igual que con el boxer, este juguetón lomito con carita de villano es de sencilla evaluación corporal, tanto por su complexión como por su pelo. También posee la particularidad de ser un animal de piel delicada y sensible, así que notarías de inmediato si algo anda mal en su físico.

 

 

Beagle

 

mastocitoma canino en beagle

 

Tan tierno y latoso, este orejón diminuto no está exento del mastocitoma canino. Es un perro de pelaje corto y suave. Quizá la única bronca que tengas en una exploración es que el tumor se encuentre en la zona más oscura de su color que es el negro. Una inflamación igualmente la notas porque no es de vientre abultado ni de huesos anchos.

 

 

Pastor alemán

 

mastocitoma canino en pastor alemán

 

Este enorme, imponente y activo can es de pelaje grueso. Si bien su melena no es tan abultada, te resultará un poquito difícil ubicar a primera vista una herida como nódulo o úlcera, específicamente en sus patas traseras, donde se concentra mayor cantidad de pelo.

 

 

Labrador

 

mastocitoma canino en labrador negro

 

Aparte de los golden, si tu labrador es negro, canela o chocolate, recuéstalo en el piso y comienza a echarle ojo a la piel dándole un masaje mientras despeinas su pelaje. Presta principal atención al área de su cuello, que es donde se junta más pelo por sus pliegues que parecen papada.

 

 

¿Cómo curar el mastocitoma canino?

 

Con base en lo expuesto por la médico veterinario Aline Zoppa en el 3er. Congreso Internacional de Especialidades, conforme al tamaño y grado avanzado que tenga el tumor, el tratamiento puede ser alguno de los siguientes:

 

  • Cirugía.
  • Quimioterapia.
  • Cirugía + quimioterapia.
  • Terapia blanca (tirosina).
  • Radioterapia y electroquimioterapia.

 

En su opinión hay que evitar la cirugía, ya que puede ser traumática para el paciente por el tiempo de cicatrización y recuperación, a expensas de que pueda sufrir efectos secundarios como desórdenes de coagulación y shock hipotensivo. En este sentido, considera adecuada la quimioterapia, electroquimioterapia o una terapia auxiliar como ozonoterapia (alternativa con efecto antiinflamatorio).

 

 

Reiteramos: no te alarmes. Si tienes un perro con las razas mencionadas en esta lista, no quiere decir que ya tenga mastocitoma canino. Puede ser víctima de esa enfermedad, pero no es cien por ciento seguro que vaya a padecerla. Eso sí, nunca debe faltarle una revisión periódica para que esté sano y salvo.

 

 

TE PUEDE INTERESAR: Lo que debes hacer si tu perrhijo requiere una transfusión de sangre