Top
ViveUVM / Vive  / Teatro en Interlinces Culturales: la violencia de género
Teatro en Interlinces Culturales

Teatro en Interlinces Culturales: la violencia de género

Durante la competencia de teatro en Interlinces Culturales, los estudiantes de preparatoria lograron conmover al público entero, cuando tocaron fibras sensibles con el tema de la violencia de género.

 

 

Teatro en Interlinces Culturales: Lago de Guadalupe

 

Contrario a lo que fue el comienzo de algunos jóvenes actores por sus tartamudeos u olvidados diálogos, la obra culminó con personas del público enjugándose las lágrimas por la interpretación y fuerza de las palabras pronunciadas con una obra que rompió el esquema, Chiquitita.

 

 

Una realidad

 

Con la versión instrumental de Chiquitita, canción que se hizo famosa por ABBA, inició una trama que absorbe el mismo nombre de la rola para contar la historia de una niña que ha sido víctima de abuso sexual y violencia intrafamiliar. Desde la primera línea anunció que sería un trabajo actoral duro y rudo en el escenario por todos los componentes que rodean a una tragedia de ese nivel.

 

 

“Fueron ellas y ellos, las alumnas y los alumnos, quienes pidieron competir para esta edición del festival con un drama, con algo que duela al país, y escogieron esto”, comenta para Vive UVM el maestro de los chicos, Carlos Sánchez López, autor de la obra.

 

La inquietud por no observar en sus hogares lo mismo que ocurría en miles de familias mexicanas, por sentirse impotentes de que personas vivieran situaciones terribles, los llevó a proponer algo distinto. Ganaran o perdieran el concurso, querían ponerse en los pies de lo que adolecen cientos de muchachos que ni siquiera contemplan ser profesionales exitosos.

 

 

No pensemos en instituciones o colores sino en edades. Los chicos están hartos, están cansados. A cualquiera le puede pasar”, comparte Sánchez López.

 

Para expresarse, los alumnos de Campus Lago de Guadalupe abordaron en su interpretación complejidades como feminicidio, suicidio, maltrato psicológico y bullying. Bastaron pocos elementos como escenografía para sensibilizar al público, destacándose unas pequeñas veladoras al cierre de la obra, veladoras encendidas para matizar con un grito que “somos el grito de las que no tienen voz. Ni una más”.

 

 

TAMBIÉN LEE: Danza árabe, un arte milenario en nuestras aulas

 

 

Ellos lo actúan y lo sienten

 

 

Esther Canales, estudiante de sexto semestre de preparatoria, es la protagonista. Fue la encargada de cargar a cuestas con el melodrama de un dolor colectivo que a diario es noticia. De hecho, la introducción a la obra son audios de las periodistas Azucena Uresti y Denisse Maerker con notas sobre feminicidios, notas a las que Esther dio continuidad con su interpretación.

 

“Fue muy difícil meterme en el personaje y trabajarlo. Desde recibir un golpe a ser violada, una mujer no desea eso en su vida. Me puse en los zapatos de alguien que viviera eso y partí de construir un mundo completamente diferente al que me han inculcado en mis principios familiares, que es de amor”, comparte a Vive UVM.

 

Por su parte, Diego Pérez Osorio, quien dio vida al padrastro de Esther, sacudió a los espectadores de teatro en Interlinces Culturales por el rudo tono que empleó para recrear a un hombre con vicios, golpeador y sin remordimientos.

 

No es cómodo meterse en un personaje así, no es nada grato porque no soy así, sin embargo, uno experimenta la facilidad con que un hombre puede dañar a una mujer y es terrible. Quise hacer este papel para transmitir lo que se siente, para generar un shock sobre lo horrible que es lastimar”, puntualiza para Vive.

 

Lago de Guadalupe en teatro en Interlinces culturales

 

 

Con Chiquitita, los alumnos del campus Lago de Guadalupe demostraron que el teatro en Interlinces Culturales hacen derramar la lágrima al que se sienta en una butaca, detalle que puede ser valorado como el mejor premio para quien se para en un escenario y recrea historias que en nada se le asemejan a las que disfruta en su vida cotidiana.

 

 

SIGUE LEYENDO: Violencia contra la mujer, un tema del que debemos hablar